INTRODUCCIÓN: Imagine que usted está sentado en un juzgado, esperando ser juzgado por sus acciones de este año 2022. El juez examina cuidadosamente su vida y decide qué castigo es apropiado para usted en función de lo que ha hecho. Pero antes de que el juez tome su decisión, usted tiene la oportunidad de volver hacia atrás y corregir lo que no hizo bien en este año y arrepentirse de lo hecho malo. ¿Hacia que punto irías? ¿Qué corregirías?

AAC95797-29B4-473C-9985-DFF8691E0945.jpeg

No hace falta que esperemos ese día. El Señor nos dice que nos auto evaluemos:

2Co 13:5 Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?

El texto nos manda a autoevaluarnos para ver si estamos en la fe.

NO dice que evaluemos a los demás, sino cada quien a sí mismo. Examinarse a sí mismo.

¿Qué evaluar? Si estamos o no en la fe, si Jesucristo está en nosotros.

Que mejor momento para evaluarnos, sino en este fin/comienzo de año.

https://m.media-amazon.com/images/I/71NwQwXt7fL.jpg

El primer día del año es lo que lo científicos sociales llaman “punto de referencia temporal”. Son puntos de referencia para guiarnos en el tiempo. Estos días son elementos de ayuda en el encontrar o reencontrar nuestro camino (La Ciencia de Encontrar el momento preciso, Daniel Pink, p.135-136, Alienta – Grupo Planeta).

Estudiosos de las búsquedas en Google han encontrado que la búsqueda de la palabra “dieta” se incrementan un 80% el 1 de enero de cada año. También un 14% al comienzo de cada semana, y un 10 % tras un día feriado nacional (Íbid).

Al parecer Jesús, a través de la profeta concuerda con esta idea, ya que repetidas veces usó la ocasión de fin de año para invitar a la hermandad a reflexionar sobre lo que habían hecho durante el año y para comprometerse a hacer cambios y decisiones. No solo esto, sino que en dichas citas nos dice qué debemos evaluar de nuestra vida. Veamos algunas de ella:

Otro año casi ha pasado a la eternidad. … Repasemos el registro del año que pronto terminará. ¿Qué adelantamiento hemos hecho en la experiencia cristiana? Nuestra obra, ¿la hemos hecho de tal manera que soportará la inspección del Maestro, el cual ha dado a cada persona una obra de acuerdo con sus habilidades? ¿Será consumida como paja, madera y rastrojo, indigna de ser preservada? ¿O bien soportará la prueba del fuego? … { NEV 371.2; OHC.369.2 }

Que el resto de este año se aproveche en destruir toda fibra de la raíz de la amargura, enterrándola en la tumba con el viejo año. Comenzad el nuevo año con una consideración más tierna, con un amor más profundo hacia cada miembro de la familia del Señor. Uníos. “Unidos permaneceremos; divididos caeremos”. Tomad una norma más elevada y más noble que nunca antes.—The Review and Herald, 16 de diciembre de 1884. { NEV 372.5; OHC.370.5 }

Les deseo un feliz año nuevo. El año viejo con su carga de registros, ya pasó a la eternidad. Que cada pensamiento, cada sentimiento, se dedique ahora a recordar el amor de Dios. Rememoremos una a una sus bendiciones… { ATO 13.2; UL.15.2 }

Ya ha comenzado el año nuevo; sin embargo, antes de darle la bienvenida, nos detenemos para preguntar: ¿Cuál ha sido la historia del año que acaba de pasar a la eternidad con su carga de registros? La amonestación del apóstol llega hasta cada uno de nosotros: “examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos”. 2 Corintios 13:5. ¡No permita Dios que en esta hora tan importante nos encontremos de tal manera preocupados por otros asuntos que no tengamos tiempo para realizar un autoexamen serio, cándido y crítico! Dejemos atrás las cosas de menor importancia y ocupémonos ahora de las que conciernen a nuestros intereses eternos… { EJ 9.2; LHU.15.7 } Ninguno de nosotros puede representar el carácter de Cristo por su propia fuerza; pero si Cristo vive en el corazón, el Espíritu que mora en él será revelado en nosotros; así todo lo que nos falta quedará suplido. Al comienzo de este nuevo año, ¿quién se esforzará por obtener una experiencia nueva y genuina en las cosas de Dios? Rectifiquen sus equivocaciones, en la medida de lo posible. Confiesen unos a otros sus errores y pecados. Deséchese toda amargura e ira y malicia; que la paciencia, la longanimidad, la bondad y el amor lleguen a formar parte de su mismo ser; entonces, todo lo puro y amable y de buen nombre madurará en su experiencia… { EJ 9.3; LHU.15.8 } ¿Qué frutos produjimos durante el año que acaba de pasar? ¿Qué influencia hemos ejercido sobre los demás? ¿A quiénes hemos traído al redil de Cristo? Los ojos del mundo están sobre nosotros. ¿Somos epístolas vivientes de Cristo, conocidas y leídas de todos los hombres? ¿Imitamos el ejemplo de Jesús en abnegación, humildad, mansedumbre, paciencia, disposición para llevar la cruz y devoción? ¿Se verá el mundo compelido a reconocer que somos siervos de Cristo?… { EJ 9.4; LHU.15.9 } ¿No trataremos de corregir los errores del pasado durante este nuevo año? A nosotros nos corresponde cultivar individualmente la gracia de Cristo, ser mansos y humildes de corazón, ser firmes, inamovibles, constantes en la verdad; porque sólo así se puede progresar en la santidad y ser hechos aptos para la herencia de los santos en luz. Comencemos el año renunciando completamente al yo; oremos en procura de un discernimiento claro, para que podamos comprender lo que el Salvador exige de nosotros, y para que lleguemos a ser testigos de Cristo en todo momento y lugar.—The Signs of the Times, 4 de enero de 1883. { EJ 9.5; LHU.15.10 }

Para evaluar si estamos en la fe, basta ver si lo que creemos, sentimos, pensamos y hacemos está en armonía con lo que esta escrito:

Rom 10:17 Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.

Y para evaluar si estamos en Cristo, basta saber qué dice la Biblia de aquellos que están en Cristo:

2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es ; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.

Y si Cristo está en nosotros:

Rom 8:9  Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.  Rom 8:10  Empero si Cristo está en vosotros, el cuerpo á la verdad está muerto á causa del pecado; mas el espíritu vive á causa de la justicia.  Rom 8:11  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos á Jesús mora en vosotros, el que levantó á Cristo Jesús de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

Gál 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó á sí mismo por mí. Gál 4:6  Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo en vuestros corazones, el cual clama: Abba, Padre. Gál 4:7  Así que ya no eres más siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por Cristo.

Así que este día es un buen día para reflexionar sobre nuestra vida, sobre lo que hemos hecho este año y prometernos en nombre de Cristo el cambiar, el cumplir nuestra comisión. Que se cumpla esta cita en nosotros:

Que el comienzo de este año sea una ocasión que nunca se olvide—una ocasión cuando Cristo descienda entre nosotros, y diga: “Paz a vosotros”. Juan 20:19. Deseo a todos vosotros un feliz Año Nuevo.—The Review and Herald, 3 de enero de 1882. { NEV 9.7; OHC.7.7 }

MAS CITAS:

Pronto el año viejo, con toda su carga de información, pasará a la eternidad, y habrá comenzado el nuevo año. Reunamos los tesoros del año pasado, y llevemos con nosotros al nuevo año el recuerdo de las bondades y la misericordia de Dios. Iluminemos el futuro con el pensamiento de las bendiciones pasadas. { CDCD 356.2; TDG.358.2 }

Antes que concluya el año, ¿no quisiera cada uno despojarse del viejo hombre con sus hechos, y revestirse del nuevo hombre, Cristo Jesús? Que no haya una preocupación ambiciosa y desmedida por comprar regalos para Navidad y Año Nuevo. Los pequeños regalos para los niños pueden no estar fuera de lugar, pero el pueblo del Señor no debiera gastar su dinero en comprar regalos costosos. { ATO 365.2; UL.367.2 }

Otro año de vida se ha hundido en el pasado. Ante nosotros se abre un nuevo año. ¿Cuál será su historia? ¿Qué escribiremos cada uno sobre sus páginas inmaculadas? Eso lo decidirá la manera en que pasemos cada uno de los días. { NEV 9.2; OHC.7.2 } Comencemos el nuevo año con nuestros corazones limpios de la contaminación del orgullo y el egoísmo. Descartemos toda indulgencia pecaminosa, y procuremos ser fieles y diligentes alumnos de la escuela de Cristo. Un nuevo año abre sus limpias páginas ante nosotros. ¿Qué escribiremos en ellas? … { NEV 9.3; OHC.7.3 } Procuremos comenzar este año con propósitos correctos y motivos puros, como quienes tendrán que rendir cuenta delante de Dios. Nunca olvidéis que vuestros actos están pasando a la historia por medio de la pluma del ángel anotador. Tendréis que volver a encontraros con ellos cuando se comience el juicio y se abran los libros. … { NEV 9.4; OHC.7.4 } Si entramos en relación con Dios, la fuente de paz, y luz, y verdad, su Espíritu fluirá a través de nosotros como un canal, para refrescar y bendecir a todos los que viven a nuestro alrededor. Este puede ser el último año de nuestra vida. ¿No entraremos en él con un pensamiento de solemnidad? ¿No señalará nuestro comportamiento hacia todos los demás la sinceridad, el respeto y la benevolencia? { NEV 9.5; OHC.7.5 } No le neguemos nada a Aquel que dió su preciosa vida por nosotros. … Consagremos a Dios la propiedad que él nos ha confiado. Sobre todo, entreguémonos nosotros mismos como ofrenda voluntaria.—The Signs of the Times, 7 de enero de 1889. { NEV 9.6; OHC.7.6 }

Ayer fue Navidad. ¿Hicieron como los sabios que ofrecieron sus dones a Jesús? ¿O cambió el enemigo el orden de las cosas, haciendo que la adoración se dirigiera hacia él? Los regalos se otorgan ahora a los amigos en vez de ofrendarlos a quien hizo un sacrificio tan grande por nosotros. Todos los regalos debieran fluir hacia otro canal, donde puedan ser usados en la salvación de los hombres. { ATO 372.2; UL.374.2 } El nuevo año está delante de nosotros. ¿No debieran los regalos ser colocados en una cuenta mejor que en la que los depositaron ahora? ¿No debiéramos confesar y apropiarnos de la sangre de Cristo, quien está dispuesto a limpiarnos de todo pecado? Fue por nosotros que Cristo se hizo pobre. { ATO 372.3; UL.374.3 }

Le deseo un feliz año nuevo. Dejemos de lado para siempre toda desconfianza con respecto a Jesús. Comencemos una vida de confianza sencilla, semejante a la de un niño, que no se base en los sentimientos sino en la fe. { CDCD 7.2; TDG.9.2 }

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *