• Sáb. May 21st, 2022

La Antorcha Profética

Desde el 2001 predicando la verdad presente pura y sin adulteración

Transcripción: CONGRESO – TEMA 0 – LA IMPORTANCIA DE LA UNIDAD (Oscar M) – Vi 15 Abril 22 – YouTube

PorJohn Garcia Key (ES)

May 8, 2022

TEMA TRANSCRITO POR LA QUERIDA HERMANA DIANA IRIZARRY. Que el Señor le siga bendiciendo. Agradezcamos

TEMA 0: Introducción (LA IMPORTANCIA DE LA UNIDAD – Oscar M).

Leamos Efesios 4:1-16 “4 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Efesios 4.1-16

NOTA: Quiero destacar varias cosas, como por ejemplo el versículo 3, como cuando dice: “solícitos en guardar la unidad.” El versículo 11 y 12… “11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,” UNIDAD, ¿Sí? “13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;” Y, hay algo muy importante sobre el tema de la importancia de la unidad que está hablando aquí. Dice así: “para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.”

NOTA: Para eso es la obra de la organización, para que esas artimañas no puedan entrar. Bueno, y viendo esto, la gente que ha salido de la iglesia, sobre todo la gente que ha salido de la iglesia por temas doctrinales, y demás y porque no está y demás. Hay una tendencia a apartarse de la unidad. Esto no es nuevo. Esto ya pasaba en el 1844 cuando aquellos 50,000 que se apartaron de todas aquellas iglesias fueron echados. Desoques del chasco, ocurrió esto también. Veamos unas citas para poder comentarlas.

“Algunos han adelantado la idea de que, a medida que nos acerquemos al fin del tiempo, (¿Estamos en ese tiempo?) cada hijo de Dios actuará independientemente de toda organización religiosa. Pero he sido instruida por el Señor en el sentido de que en esta obra no existe tal cosa como que cada hombre puede ser independiente. Todas las estrellas del cielo están sujetas a la ley, y cada una influye sobre las demás para que hagan la voluntad de Dios, sometiendo su obediencia común a la ley que gobierna sus movimientos. Y para que la obra de Dios* pueda progresar con salud y firmeza, su pueblo debe avanzar unido.”

{ 3JT 406.2; 3TT.406.1 }

¿Algún comentario respecto a la cita? Quiero destacar algo, que por muchos, por cosas de la vida, o por lo que vemos como están las iglesias, nos hemos apartados de ella. Normalmente la gente tiende a seguir independiente y es un problema serio. Esta obra como bien dice Efesios 4, NO es una obra para ser independiente. Es una obra para hacerla unidos. El Señor nos dio dones a cada uno de nosotros, para que se unan, para que se junten, para edificación del cuerpo de Cristo. Es más, también dice: “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio.

Continuamos…

“Los movimientos espasmódicos y caprichosos de algunos que pretenden ser cristianos, están bien representados por la forma en que se mueven los caballos fuertes pero no domados. Cuando uno tira hacia adelante, el otro tira hacia atrás; y a la voz del amo uno avanza y el otro se queda inmóvil. Si los hombres no van a avanzar de común acuerdo para llevar a cabo la grandiosa obra que hay que hacer en este tiempo, habrá confusión. No es buena señal que los hombres rehúsen unirse a sus hermanos y prefieran actuar solos. En lugar de aislarse, avancen en armonía con sus colaboradores. A menos que lo hagan, actuarán a destiempo y en dirección equivocada. Obrarán a menudo en contra de la voluntad de Dios, de manera que su trabajo será peor que desperdiciado.”

{ 3JT 407.1; 3TT.406.3 }

   No sé si alguno se pueda dar cuenta, yo me veo reflejado, y he reflejado a muchos, que a pesar que hay ministerios y demás, pero no hay una buena unión ni una buena organización para llevar una obra completa y unida para llevar el evangelio. De ese modo como bien dice la cita, “uno tira hacia adelante, el otro tira hacia atrás.” Pero, o que llama la atención es: “No es buena señal que los hombres rehúsen unirse a sus hermanos y prefieran actuar solos.” NO ES BUENA SEÑAL. Son citas un poco fuertes. Si te pones a analizarlas son fuertes. Bueno, continuamos y lo peor de todo el final que dice: “de manera que su trabajo será peor que desperdiciado.”

Continuamos Testimonio para los Ministros 488-489
   “El mundo está lleno de contiendas en procura de la supremacía.” (¿Es así?… Los veo muy atentos; eso es bueno. No os durmáis por eso, ¡Eh!).

 Continuando… “El espíritu que nos impulsa a separarnos de nuestros colaboradores, el espíritu de desorganización está en el mismo aire que respiramos. Algunos consideran peligroso todo esfuerzo realizado para poner orden, como si fuera una restricción de su libertad personal, y por lo tanto tan temible como al papado. Declaran que no aceptarán indicaciones de nadie; que no son responsables ante nadie. Se me ha instruido en el sentido de que Satanás realiza esfuerzos especiales para inducir a los hombres a creer que Dios se agrada cuando ellos escogen su propio camino, independientemente del consejo de sus hermanos.”

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Habría que definir para que todos tengamos la misma idea, ¿Qué es lo que significa el Orden Evangélico?

 RESPUESTA DE OSCAR: Bueno, lo que se acaba de decir, ¿Qué es? Lo de someterse a sus hermanos. Cuando estaban los apóstoles, ellos eran guiados por el Espíritu. Cuando estaban los apóstoles, ellos eran guiados por el Espíritu. ¿Estamos de acuerdo? Cuando nombraron a los siete (7) diáconos y la obra empezó a crecer, en ese sentido ¿quién llevaba la obra? Evidentemente Dios. ¿Sí? Pero ¿a través de quien hablaba Dios? De los apóstoles y los hermanos se sometían, siempre y cuando seamos bereanos y veamos que esas cosas son así. Hay que ver si lo dice el Señor o no lo dice. Por eso digo que NO todo el mundo acepta el Orden Evangélico porque es difícil someterse. El orgullo tira fuerte y solo hay una manera de tirar esa gloria del hombre al suelo y solo se podrá hacer sometiéndonos al Señor.

COMENTARIO DE LA HERMANA: Yo he visto en los grupos pequeños y separados de la corporación y en este grupo, he visto… sobre todo esto le he visto en los hombres, en las mujeres no lo veo tanto, pero sí en los hombres, que hay como dice la cita, una procura de supremacía. Eso hace que en muchos de los casos, los hombres brillen por su ausencia en las reuniones. ¿Por qué? Ah no, es que “yo tengo un sermón distinto, yo tengo que hacer un estudio distinto”. El grupo no cuenta para nada en los hombres. Entonces, ¿qué ocurre? Toda la responsabilidad se da generalmente sobre John, y los otros hombres, vagan en su aire en sus cosas. “Es que yo tengo una responsabilidad, es que yo tengo una reunión, es que yo tengo un estudio, es que yo tengo…” Siempre tienen algo distinto. Entonces, la unidad de grupo y el sentido de grupo, NO EXISTE.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Por eso estamos acá. Esa es la razón de estar aquí.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: La hermana Ivonne nos comentó sobre lo que es el Orden Evangélico… una cita… Dice: “Es la organización y debe de estar basada en la sencillez de la PALABRA de Dios y el Espíritu del evangelio. Según la oración de Cristo, debemos de ser uno en Cristo y en el Padre. Debe de haber unidad de Espíritu, propósito y de creencia sin contienda con el deseo de supremacía. Los oficiales deben de ser ejemplos de paciencia, vigilancia, oración, bondad y liberalidad. Se debe imitar el orden de la hueste angélica. Es decir, debe de haber acción armoniosa, ordenada, organizada y disciplinada. El orden trae paz.”
RESPUESTA DE OSCAR: ¿Es una cita?

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Es una cita de Comentarios Bíblicos, pero no dice que…

RESPUESTA DE OSCAR: Bueno, lo que ha dicho la hermana Gloria es una realidad y eso pasa en muchos grupos…

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Perdón, sin desmerecer lo que ha dicho la hermana Gloria, yo creo que este afán de supremacía de que alguno quiere destacar más que los demás, no solo se ve en los hombres. Yo, he visto muchas mujeres y he visto muchos grupos desaparecerse por eso, y más en el mundo moderno que cada día hay más feminismo, que también quieren entrar a la iglesia. Creo que es bueno que se estudie también el papel de la mujer en la iglesia, en la organización, de acuerdo con la palabra inspirada y al Testimonio, ¿No? ¿Por qué? Porque hay mucha confusión y con respecto a esto y hay más de una que esta extraviada. Yo tengo que decirlo sin que me quede nada por dentro porque es que lo he visto. Tengo algunos años en esta carrera, en estas ideas y he visto demasiadas cosas como esta de gente que se molesta… bueno, “a mí no me dejan hacer, o mira… yo quiero hacerlo todo yo…” hombres y mujeres por igual.

RESPUESTA DE OSCAR: Un momento, si os fijaos en la cita dice que esas contiendas en busca de la supremacía, ese espíritu que nos impulsa a separarnos de los colaboradores están en el mismo aire que respiramos, y los respiramos todos. Yo sé lo que quiere decir la hermana Gloria porque como bien a dicho Migdalia, se ha de saber también el papel que tiene la mujer dentro de la iglesia. El hombre es la cabeza, ¿sí?… de la iglesia y yo creo que lo que quiere decir, es eso… que faltan hombres que se pongan a la labor, porque si os fijáis, al menos aquí ¿cuántos hombres somos? Pero también hay que mirar algo. Este Congreso, se hace para eso, para empezar con una buena organización, y empezar a crecer más. NO crecer solo en personas, sino crecer en la obra, sino crecer en el Señor. ¿Sí?

COMENTARIO DE LA HERMANA: Si hay un Orden Evangélico, dice aquí… Cristo es la cabeza. La cabeza de ese orden va a ser Cristo.

COMETARIO DE LA HERMANA: Un Señor, una FE, un Bautismo. Un Dios y Padre de todos el cual es sobre todas las cosas y por todas las cosas y en todos vosotros. Empero a cada uno de nosotros es dada la Gracia conforme a la medida del don de Cristo.

Continuamos…
   Esta es la cita que sigue a lo que hemos visto, esa supremacía y demás. Dice…

“Esta actitud implica un grave peligro para la prosperidad de nuestra obra. (Todos queremos involucrarnos en la obra de alguna manera.) Pues, “esa actitud de supremacía. Esa actitud de desorganización, esa actitud de independencia es lo que crea un gran peligro para la prosperidad de la obra. Debemos avanzar con cordura y discreción en armonía con el criterio de consejeros temerosos de Dios porque se solo si procedemos tendremos seguridad y fuerza. De otro modo, Dios no puede obrar con nosotros y en favor de nosotros. (TM 489)”

 ¿Se entiende ese punto final? Cuando hay una desorganización y no hay un orden. Repito… “De otro modo, Dios no puede obrar con nosotros y en favor de nosotros.” Entonces, Dios está obrando con nosotros cuando estamos desorganizados. ¡NO! Lo importante es no ponerse nervioso. No nos pongamos nerviosos. Mucha gente está nerviosa porque Cristo viene… no estoy diciendo que Cristo no venga, que si la pandemia, que si esto, que si lo otro, pero si tú no estás en Cristo…. primero, que si te pones nervioso, tú no estás en Cristo porque el cristiano no se pone nervioso. La Fe, ¿Qué es? LA Fe es confianza en Dios, ¿no? El nerviosismo, ¿que trae?, o sea, ¿Qué es lo que conlleva el nerviosismo? ¿Miedo, por ejemplo? ¿Terror?

 Continuamos…

“¡Oh, cómo se regocijaría Satanás si tuviera éxito en sus esfuerzos por infiltrarse en medio de este pueblo y desorganizar la obra en un momento cuando la organización completa es esencial, (La sierva estaba hablando cuando esa organización ya estaba; cuando ellos la empezaron) puesto que será el mayor poder para impedir la entrada de movimientos espurios, y para refutar pretensiones que no tienen apoyo en la Palabra de Dios! (La unión conlleva bendición, pero también conlleva eso– mayor poder para impedir la entrada de movimientos espurios y para refutar pretensiones que no tienen apoyo en la Palabra de Dios) Necesitamos sujetar las riendas en forma pareja, para que no se destruya el sistema de organización y orden que se ha levantado gracias a una labor sabia y cuidadosa. No se debe permitir la acción de ciertos elementos desordenados que desean manejar la obra en este tiempo.” (TM 489).


   Seguimos con otra cita…


“Los ángeles trabajan en forma armoniosa. Un orden perfecto caracteriza todos sus movimientos. Cuanto más de cerca imitemos la armonía y el orden de la hueste angelical, más éxito tendrán los esfuerzos de estos agentes celestiales en nuestro hogar. (Entonces, si nosotros estamos desunidos, ¿tendrán éxito con nosotros los ángeles?) Si no vemos ninguna necesidad de trabajar en forma armoniosa, y somos desordenados, indisciplinados y desorganizados en nuestra forma de obrar, los ángeles, que están cabalmente organizados, y se mueven en perfecto orden, no pueden trabajar por nosotros con éxito. Se apartan apesadumbrados, porque no están autorizados a bendecir la confusión, la distracción y la desorganización. Todos los que deseen la cooperación de los mensajeros celestiales deben trabajar al unísono con ellos. Los que tienen la unción de lo alto estimularán el orden, la disciplina y la unidad de acción en todo lo que emprendan, y entonces los ángeles de Dios podrán cooperar con ellos. Pero nunca, nunca estos mensajeros celestiales respaldarán la irregularidad, la desorganización y el desorden. Todos estos males son resultados de los esfuerzos de Satanás para debilitar nuestras fuerzas, para destruir nuestro valor, impedir el éxito en la acción.” (TM 28.29).

Se entiende que cuando estamos desorganizados, no somos bendecidos. Los ángeles no puedes contribuir, no pueden bendecirnos para llevar esa obra adelante. Si no estamos organizados y los ángeles no pueden bendecirnos, ¿en qué situación estamos? Es más… hay un momento que dice: “Todos estos males son resultados de los esfuerzos de Satanás para debilitar nuestras fuerzas…” A mí esto me hace preguntar si en realidad… si estamos desorganizados… recordemos la cita de antes, que nuestro trabajo era desperdiciado… entonces, ¿Para quién estamos trabajando? Si no hay un orden, no hay una organización, no hay una disciplina, ¿Para quién estamos trabajando? Es importante esto.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Yo, cuando sepa que es lo que hay que hacer, para estar organizado, me enteraré. Yo llevo unos años siguiendo a Cristo, pero claro, por lo que dice aquí, yo estoy desperdiciando porque si yo no estoy organizada, pues estoy haciendo las cosas mal. Yo quiero saber qué es lo que hay que hacer para hacerlas bien.

COMENTARIO DE OSCAR: Un momento, un momento… El progreso se va haciendo poco a poco. Por ejemplo cuando empieza conociendo el sábado… es todo un proceso. Yo también cuando leí esta cita, me lamenté. No está mal lamentarse un poco, pero tampoco es bueno quejarse, en el sentido de estar todo el día quejándose. Si no, es buena verla, reflexionar. Ver que hasta ahora, yo, no he obrado bien…

COMENTARIO DE LA HERMANA: Pero ¡si no sabes cómo obrar…!

RESPUESTA DE OSCAR: Pero, tranquila… todo el fin de semana, vamos a ver las cosas…

COMENTARIO DE LA HERMANA: Yo llevo un año esperando, desde que John dijo, cuando se bautizó Mila, habló de esto, y yo quería saber ya entonces, ¿qué es lo que tengo que hacer?

RESPUESTA DE OSCAR: Pero, si hemos hablado muchas veces… Si nosotros tenemos que ser como los bereanos. Alguien ha dicho que no hay que poner todo el peso en John, pero el peso también lo tienes tú…

COMENTARIO DE LA HERMANA: Pero, entonces, yo no sé organizar nada…

RESPUESTA DE OSCAR: Pues, pídele a Dios… no se trata de que organices. Tú me estás diciendo que no sabes lo que tienes que hacer.

COMENTARIO DE LA HERMANA: No porque según dice ahí, si no estamos unidos. O sea, si yo no estoy haciendo cosas con los hermanos, sin embargo, sí que oro a Dios, sí que leo la Biblia, sí que estudio… estoy desperdiciando mí tiempo. Es lo que está diciendo eso… es lo que expone lo que acabamos de leer.

 COMENTARIO DE OSCAR: A ver, paciencia, tranquilos. También hay una cosa que hay que pedirle a Dios. Hay que saber los dones que tenemos porque cuando habla de organización aquí, está hablando de dones también. Todo el mundo tenemos algo que hacer. Yo sé que John ha hecho estudios sobre los dones, hemos hablado muchas veces de organización, de unión, de los vínculos de la unión. O sea, yo sé que todo lo que si se va a hacer este fin de semana y creo que ya se ha hablado de ello, pero, ahora se hace para tomar acción. Ahora bien, John NO puede organizarse solo; para eso es, para que todos los que estén escuchándonos, o para todos los que están oyendo aquí, de alguna manera en este fin de semana… cuando lleguemos a las conclusiones, para que se lleve a cabo algo.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Que eso que dices de los dones, es importante y que a veces, no sabemos que don tenemos y tenemos un don y hacemos un bien por los demás, los animales, preocuparte por tus hermanos, y todo eso, forma parte del evangelio porque es un don. NO solamente es organización. Está la parte de los dones…

RESPUESTA DE OSCAR: Sí, pero solo estoy hablando… el título de la conferencia era simplemente la importancia de la unidad para que… vemos una importancia en que hay una unidad, en que hay una organización.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: ¡Claro! Debemos tener un mismo pensamiento, un mismo Espíritu.

Continúo… esto es ya otro capítulo que está al principio del libro Testimonio para los Ministros, es un subcapítulo que se llama Organización y desarrollo:

“Satanás bien sabe que el éxito puede acompañar únicamente al orden y a la acción armónica. Sabe muy bien que todo lo relacionado con el Cielo está en perfecto orden, que la sujeción y la disciplina perfecta señalan los movimientos de la hueste angelical. Es su firme propósito apartar a los profesos cristianos tanto como le sea posible del orden del Cielo; (¿lo está consiguiendo?) por tanto engaña aun al profeso pueblo de Dios y le hace creer que el orden y la disciplina son enemigos de la espiritualidad, que la única seguridad para ellos consiste en que cada uno siga su propia conducta, (¿se está llevando a cabo eso?) y que permanezca en un bando contrario al cuerpo de cristianos que está unido y trabaja para establecer la disciplina y la acción armoniosa. Se consideran peligrosos, una restricción de la libertad que les corresponde, todos los esfuerzos hechos para establecer el orden, y por tanto se los teme como papismo. Estas almas tan celosas consideran una virtud el jactarse de su libertad para pensar y actuar en forma independiente. No aceptan indicaciones de nadie. No se consideran responsables ante ningún hombre. Se me mostró que es la obra especial de Satanás inducir a los hombres a sentir que Dios les ha ordenado hacer las cosas por su cuenta y escoger su propio curso de acción independiente de sus hermanos.”

{ CPI 441.1; CCh.244.4 }

Aquí no es solo uno que pueda hablar contra la organización y demás, sino nuestra actitud ya dice si estamos en contra o no. Cuando nosotros no nos vinculamos con nuestros hermanos, cuando nosotros no nos vinculamos en la obra; en un ministerio. En este caso, ahora estamos con la Antorcha Profética. No sé si alguno está en alguno más, pero cuando no nos vinculamos, cuando no nos organizamos, ¿Qué estamos diciendo? Que no queremos un ORDEN EVANGÉLICO en nuestra vida.

Continuamos en Testimonios para los Ministros pág. 26

“A medida que nuestros miembros fueron aumentando, resultó evidente que sin alguna forma de organización habría gran confusión, y la obra no se realizaría con éxito. La organización era indispensable para proporcionar sostén al ministerio, para dirigir la obra en nuevos territorios, para proteger tanto a las iglesias como a los ministros de los miembros indignos, para retener las propiedades de la iglesia, para la publicación de la verdad por medio de la prensa, y para muchos otros objetivos”.

{ EUD 43.4; LDE.46.1 }


COMENTARIO DE UNA HERMANA: Todos los verbos que se presentan ahí son acciones que se tienen que hacer, y al ejecutarse, se ejecuta el ORDEN EVANGÉLICO.

COMENTARIO DE OSCAR: O sea, el ORDEN EVANGÉLICO es para que suceda esto. Es una consecuencia el orden y la organización para eso.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: La Iglesia Adventista está muy bien organizada…

COMENTARIO DE OSCAR: Habría que ver la organización que tienen en realidad…

COMENTARIO DE LA HERMANA: … porque ella antes de que se organizara, todo esto ocurrió en el mil ochocientos y algo… antes del mil novecientos y se estaban organizando como iglesia…

RESPUESTA DE OSCAR: Pero habría que ver la organización que tenían ellos; los pioneros con la organización que hay ahora…

COMENTARIO DE LA HERMANA: … ya… pero ahí empezó todo…

RESPUESTA DE OSCAR: … ahí empezó todo…

Continuamos…

“Sin embargo había un fuerte sentimiento entre nuestros hermanos en contra de ella. (Recordemos que ellos habían salido de diferentes iglesias cuando hubo ese clamor y… se supone… ahora pasa lo mismo. La gente sale de la iglesia y tiende a la independencia y no a sujetarse a ninguna organización. Nuestro criterio tiene que estar en la Palabra de Dios. NO es que me fie o no me fie de la palabra de Dios. Bueno, si hace cosas muy raras, lo podría entender, pero respecto a doctrina, respecto a… nuestro criterio es la Palabra de Dios) Los adventistas del primer día eran enemigos de la organización, y la mayor parte de los adventistas del séptimo día temían las mismas ideas. (Enemigos de la organización. Yo creo que esta cita continua hoy porque a pesar de la denominación, puede haber una organización. Pero, de lo que se trata es que todo el mundo de la iglesia se una. No solo los que dirigen, no solo… se trata de eso porque yo puedo ir a la iglesia cada sábado o reunirme con John, pero si luego yo me reúno y me voy para la casa y no hago nada mas quise decir en la ayuda al ministerio, es lo mismo) Buscamos al Señor con ferviente oración para poder entender su voluntad, y nos fue dada luz por su Espíritu en el sentido de que debía haber orden y disciplina cabal en la iglesia: la organización era esencial. El sistema y el orden se manifiestan en todas las obras de Dios a través del universo. El orden es la ley del Cielo, y debe ser la ley del pueblo de Dios en la tierra.”

{ IR 31.1 }

Leamos algo que les ocurrió a ellos, siendo la sierva del Señor y los pioneros:

“Tuvimos una dura lucha para establecer la organización. A pesar de que Dios dio testimonio sobre este punto, la oposición era fuerte, y hubo que hacerle frente una y otra vez. Pero sabíamos que el Señor Dios de Israel estaba conduciéndonos y guiándonos por su providencia. Nos empeñamos en la obra de la organización, y una señalada prosperidad caracterizó este movimiento de avanzada. (TM 26,27).

O sea, el Señor estaba dando testimonios a la sierva, y aun así… ¿Qué dice? Hubo una dura lucha a pesar de que Dios estaba hablando a través de su sierva. ¿Nos costara ahora o no?

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Nos está costando ya…

COMENTARIO DE OSCAR: Nos va a costar… pero hay una cosa que ellos hicieron… “Nos empeñamos.”  Hay que empeñarse.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Sería un pequeño grupo porque todo esto que dice Elena de White, se formó un pequeño grupo porque realmente obedecían al mismo Espíritu de Dios, seguían ese orden de evangelización; de organización, pero aun así esta iglesia se caracterizó este movimiento de avanzada. Aumentó pero, no eran realmente todo pueblo de Dios. No sé si me explico.

COMENTARIO DE OSCAR: Con tal que la cita anterior está hablando que cuando ellos empezaron a crecer, era un crecimiento, que no eran doscientas mil (200,000) personas. Es más, cuando ellos vieron que empezaron a crecer, ellos vieron la necesidad de una organización porque si no todo sería una confusión.

COMENTARIO DE LA HERMANA: ¡Claro! Es que si todos estamos regidos por el Espíritu Santo; el Espíritu de Dios, yo creo que nos tiene que llevar al mismo lugar a todos, a todos los que estamos aquí por ejemplo. Si de corazón estamos pidiendo la ayuda de su Santo Espíritu, la orden que viene de arriba será la misma para ti que para mí que para cualquiera. ¿Sí o no?

RESPUESTA DE OSCAR: ¡Sí! pero, la orden por ejemplo, de la organización sí, pero la orden en don, quizá no porque a ti te dará a hablar de la salud, a John de la justificación por la fe, a otra persona de la profecía… lo que pasa es que eso es lo que nos tiene que unir.

COMENTARIO DE LA HERMANA: Pues tiene que haber un llamado que reciba alguien por parte de Dios; tiene que haber un llamado para que sea el que dirija… por aquí, a la derecha, a la izquierda, en frente.

COMENTARIO DE OTRA HERMANA: Eso que dice ella, un llamado, pero también que nosotros como cuerpo de esta iglesia tener FE, y la FE es la que nos va a unir como leíste en Efesios… que la Fe nos unirá. Ese llamado que obtenemos lo pondremos en accion, cada uno para las ramas específicas.

COMENTARIO DE OSCAR: También hay que contar una cosa. Muchas veces esperamos que Dios lo haga todo también, pero también, Dios nos ha dado Su PALABRA. ¿Sabéis porque nos pasa esto? Porque en realidad no hacemos caso. Bueno, que se entienda, estamos hablando de la organización. Una cosa es la unión de la que estoy hablando; el colectivo y otra cosa es lo individual. Yo no sé lo que tú tienes en la mente, por lo tanto no puedo hablar de tu individualidad con Dios. Pero, a veces siempre esperamos que tengamos llamados. Creo que la propia PALABRA cuando tú estudias, te hace el propio llamado. Si a ti te asombra, por ejemplo, una cita. Si a ti te asombra la PALABRA de Dios cuando lo lees, y dices ¡Uff esto me ha tocado!  Dios te está diciendo algo. Recordad… “nos empeñamos,” a pesar de la oposición que tenían.

COMENTARIO DE LA HERMANA: En eso estamos…

COMENTARIO DE OSCAR: Va a ser dura… va a ser duro. Es más, cuando se intenta una organización… Hay una cita que me llama mucho la atención y está en el capítulo de Organización y Desarrollo.  Hay un momento que la sierva habla de cómo empezó todo… TM pág 46.

“Mi esposo, junto a los pastores Jose Bates, Stephen Pierce, Hiram Edson, y otros que eran perspicaces, nobles y veraces, estaba entre quienes, después que pasó el tiempo en 1844. Escudriñaron en procura de la verdad como un tesoro escondido.”

A pesar de ahí, se manifestaban discusiones. A mi hay cosas que me llaman mucho la atención porque dice así…

“A veces uno o dos de los hermanos ser obstinaba contra el punto de vista presentado, dando rienda suelta a los sentimientos naturales del corazón; (a la carne) pero cuando aparecía esta disposición, suspendíamos nuestras investigaciones e interrumpíamos nuestra reunión, para que cada uno pudiera tener la oportunidad de ir a Dios en oración y, sin conversar con otros, (O sea, imaginemos que nosotros estamos intentando llegar a la unidad en doctrinas y hay una discusión. Por ejemplo, me discuto yo con la hermana… que hacían ellos cuando llegaban a ese punto… se separaban, pero no quedaban unos con otros. Sino que se separaban para buscar a Dios. No que yo fuera donde John y dijera… “mira es que el hermano…” no, no, no. Ellos buscaban a Dios, no buscaban al hermano o a la hermana. NO se veían unos con otros. Esto entra dentro del Orden Evangélico. Es importante.) estudiara el punto de diferencia pidiendo luz del Cielo. Nos separábamos con expresiones de amistad, (¿por qué? porque no llegaban a un punto de discusión, sino que en el momento en que ocurría decían, “fuera, cada uno a su casaa buscar al Señor, porque lo que buscaban en realidad era “como quien busca un tesoro,” no que yo tengo la verdad y el hermano se tiene que amoldar a mí, no, no. no. Todos buscaban la verdad como quien busca un tesoro porque estaban interesados en las almas.) con el fin de reunirnos de nuevo tan pronto como fuere posible para proseguir la investigación. A veces el poder de Dios venia sobre nosotros en forma señalada, y cuando una luz clara revelaba los puntos de verdad, juntos llorábamos y nos regocijábamos. Amábamos a Jesús; y nos amábamos unos a otros.”

Vemos como ellos mismos, los que buscaban al Señor, salía el orgullo. Ellos tenían una meta que era llegar a la VERDAD, pero el orgullo tenía que quedar abajo. Cuando nosotros nos empecinamos en la independencia, al final eso es orgullo.
   Esta cita es muy importante para mí. Hay un capítulo que está en Testimonios para la Iglesia tomo 6 que se llama: Lo que Impide la Reforma. ¿Somos nosotros protestantes? ¿Sí? Yo creo que no…. Nosotros deberíamos de ser REFORMADORES, y no PROTESTANTES. Protestantes es una consecuencia de haber reformado algo. ¿Sí o no? ¿Por qué ellos protestaban? Porque querían hacer una reforma y ponían en práctica la reforma. Eran los reformadores.

¿Nosotros somos los reformadores? ¿Sí o no?

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Reformadores… nosotros buscamos la verdad y queremos enseñar la VERDAD. NO reformamos nada.


COMENTARIO DE OSCAR: Sí, pero la vida progresiva del cristiano hace reformas constantemente en su vida. Somos reformadores, es más, el cristiano no solo debe de hacer eso, sino enseñar. ¿Recordamos la cita de Mateo 28:18-20? Vamos a leerla.

° Mateo 28:18-20 “18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

“Enseñándoles” … Nosotros, supongo que mirándome a mí, tenemos poca práctica del evangelio porque el evangelio práctico no es solo lo que yo adquiero, sino lo que yo enseño.

COMENTARIO DE OSCAR: REFORMADORES, ¿VERDAD? ¿Sí o no?

COMENTARIO DE LA HERMANA: Yo pienso que no reformamos nada, ya el evangelio está hecho, ya está reformado.

RESPUESTA DE OSCAR: El Señor, ¿ha reformado tu vida?

COMENTARIO DE LA HERMANA: Cada día la va reformando…

COMENTARIO DE OSCAR: ¡Ya está! Y, tú cuando enseñas, ¿Qué hace esa palabra? ¿Qué debe de hacer esa palabra?

COMENTARIO DE LA HERMANA: Reformar a esa persona.

RESPUESTA DE OSCAR: Entonces, somos reformadores. Lo que intentamos hacer en este fin de semana y más progresivo, es hacer una reforma.

COMENTARIO DE LA HERMANA: Sí, el que está al mando es Cristo. Él la hace, ¿o no?

COMENTARIO DE OSCAR: Pero nos ha dado a nosotros la obra de la predicación.

COMENTARIO DE LA HERMANA: Pero si nos dejamos llevar por su Espíritu, le obedecemos, escuchamos su voz, EL va a ser la obra…

Esta cita tiene que ver con el tema de la educación, es nuestra última cita.

“Nos toca ahora comenzar de nuevo. Las reformas deben emprenderse de todo corazón, alma y voluntad. Los errores pueden ser muy antiguos, pero los años no hacen del error, ni de la verdad error. Se han seguido por demasiado tiempo los viejos hábitos y costumbres. El Señor quiere que maestros y alumnos desechen ahora toda idea falsa. No tenemos libertad para enseñar lo que coincida con la norma del mundo o la norma de la iglesia, sencillamente porque así se suele hacer. Las lecciones enseñadas por Cristo han de constituir la norma. Ha de tenerse estrictamente en cuenta lo que el Señor ha dicho con respecto a la enseñanza que se ha de impartir en nuestras escuelas, pues si en algunos respectos no existe una educación de carácter completamente diferente de la que se ha venido dando en algunas de nuestras escuelas, no necesitábamos haber gastado dinero en la compra de terrenos y la construcción de edificios escolares (6T 147).

Quería resaltar lo primero… aunque todo nos atañe a todo. Lo primero que dice que “nos toca ahora comenzar de nuevo. Las reformas deben emprenderse de todo corazón, alma y voluntad.” Si nos vamos a empeñar en la obra de la organización, aquellos que se empeñen tienen que ser de todo corazón, alma y voluntad. Esto no significa solo para la obra de la organización, sino para la cuestión de mi conexión con el Señor.

Es una realidad lo que dijo Migdalia sobre el tema de la educación. Creo que la educación nos ha hecho tanto daño a todos nosotros. Hay un libro que últimamente hablo de él; el libro de Southerland que se titula: Lo que ocurrió… En el clamor de medianoche, todos aquellos que rechazaron el mensaje, él le achaca ese rechazo a la educación papal; a la educación mundana que no te lleva a una acción sino que te lleva a sentarte en un asiento y simplemente memorizar teorías, teorías, teorías. Eso sucede hoy en día en las escuelas. La educación cristiana no es eso.

Para concluir vuelo a repetir las primeras frases. ¿Vosotros creéis que nos toca empezar de nuevo? ¿Vosotros creéis que la reforma debe de emprenderse de todo corazón, alma y voluntad? ¿Tenemos errores, quizá? ¿Sí? Pues, si de verdad queremos esto, Si de verdad lo queremos, tenemos que empeñarnos en ello porque si no lo hacemos nosotros, hay otra gente que lo está haciendo, y cuando venga el Señor, ¿cómo nos va a encontrar?

Yo creo que este lamento que nos miramos y que no estamos, y vemos que no estamos llegando a nada, lo tenemos mucha gente, ¿sí? Como he dicho antes, tampoco vale la pena quejarse… con uno mismo sí ¿no? en el sentido de ver que algo pasa, pero… buscar al Señor para… ¿Qué debo de hacer? ¿A qué me está llamando? Porque si me encuentro en un momento, que no avanzo, que no avanzamos en la obra de Dios… no se está avanzando, algo tiene que pasar. Tenemos que preguntarle al Señor. Tenemos que ver si el tema… si es importante la unidad y tenemos que ver si en realidad queremos, y si es así, empeñarnos en ello.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Lo que deberíamos hacer para concluir es darnos todas las manos y pedirle al Señor que Su Santo Espíritu sea derramado sobre nosotros. Nos falta muchísima iluminación para que hagamos las cosas bien, de esa manera habrá un audio y de esa manera le vamos a pedir como la viuda esa que insistía e insistía y a lo mejor así se compadece de nosotros y nos lo envía de lleno.

CONTESTACIÓN DE OSCAR: Bueno, mañana, hablare de ese tema, pero igual acabamos aquí.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Casi inaudible sobre la organización en la casa, en el hogar, con la familia…

CONTESTACIÓN DE OSCAR: Muy bien, eso es cierto. Porque entre nosotros en nuestra vida, porque si entre aquellos que tienen familia; marido, hijos y demás, no hay un orden en su casa, es complicado que vaya a buscar el orden a…

COMENTARIO DE UNA HERMANO: … y ¿si vive solo?

COMENTARIO DE OSCAR: Yo vivo solo… aunque tu vivas solo, tu puedes tener un orden y una disciplina…una casa limpia, tu orden en comidas… o sea….

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Sí, sí, estoy de acuerdo…

COMENTARIO DE OSCAR:   Si no existe eso, es difícil que exista esto (refiriéndose al Orden Evangélico), porque como ha dicho la hermana, el orden empieza por uno mismo.

COMENTARIO DE UNA HERMANA: Es que la familia es el centro de la iglesia…

COMENTARIO DE OSCAR: y… es el centro de la sociedad.
COMENTARIO DE UNA HERMANA: Sí, sí, pero la iglesia es el centro de la sociedad… (inaudible)….

Quiero leer un último versículo…

° Juan 17:22-24 “22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.”
Aquí podemos ver la unidad…

° Juan 17:21 “21 para que todos sean uno; como tú, oh, Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.”

O sea, la importancia de la unidad, como ha dicho la hermana sobre el tema del orden, no es que yo solo me empeñe en ello, es que yo tengo que ser uno con el Señor, sino eso no va a funcionar.

Hacemos una oración para acabar….

¡AMÉN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *