AQUÍ 👇🏼 LA DISCUSIÓN EN YOUTUBE el día del Sábado 23 de Octubre de 2021, a las 16:30 am de España:

AQUÍ 👇🏼 LA DISCUSIÓN EN FACEBOOK el día del Sábado 23 de Octubre de 2021, a las 16:30 am de España:
https://www.facebook.com/LaAntorchaProfetica/videos/

AQUÍ 👇🏼 EL LINK PARA PARTICIPAR EN LA DISCUSIÓN DE LA ESCUELA SABÁTICA el día del Sábado 23 de Octubre de 2021, a las 11 am de España: https://meet.jit.si/EscuelaSabáticaNIÑOSANTORCHA

Basada en Daniel 3 y 4

Después que el rey engrandeció a Daniel y colocó a sus amigos sobre los negocios de Babilonia, decidió por instigación de las “sabios” de Babilonia, hacer una estatua similar a aquella con la que había soñado, pero en lugar de hacerla de diferentes metales que simbolizaban diferentes reinos sucesivos, la mandó a hacer toda de oro para que simbolizara a Babilonia como reino todopoderoso para siempre.

Había sido movido por su ambición mundanal y su deseo de ensalzarse a sí mismo (PR 369-371)

No sólo quiso cambiar la simbología de su sueño sino que quiso obligar a todos sus súbditos a que adorasen esa estatua y el que no la adorase sería castigado con ser arrojado al horno de fuego, el mandato era que se tocase una música con muchos instrumentos, al finalizar esta música todos debían inclinarse y adorar la imagen y así sucedió pero hubo unas personas que no lo hicieron , no adoraron la imagen!! sabes quiénes fueron? los amigos de Daniel: Sadrac, Mesac y Abed-nego, inmediatamente algunos caldeos denunciaron a estos jóvenes porque no obedecieron al Rey.

El Rey se enojó y mandó a buscarlos, luego les preguntó que, si era verdad que no habían adorado la estatua y les dio una oportunidad más de adorar la estatua al finalizar la música, les repitió que si no obedecían iban a ser echados directamente al horno y que no habría Dios que los pudiera librar de su mano.

 Pero estos jóvenes dijeron al Rey que no tenían necesidad de responder, que su Dios los podía librar y que, aunque no lo hiciese no adorarían la estatua.

Entonces Nabucodonosor se enojó aún más y mandó a calentar el horno 7 veces más y ordenó que los echaran atados al horno, el horno estaba tan caliente, ¡que los hombres que echaron a los jóvenes se quemaron!

¡Luego el Rey se espantó por lo que veía!  y pregunto que si no eran 3 los que habían echado al horno? le respondieron sí, entonces el Rey replicó, ¡pero yo veo 4! además no sufren daño y el cuarto parece hijo de los dioses.

Entonces Nabucodonosor llamó a los jóvenes y estos salieron del horno sin ninguna quemadura, ante el asombro de todos y alabó a Dios porque libró a sus siervos que prefirieron morir antes que adorar a otro Dios.

Así como Nabucodonosor mandó a levantar a un falso Dios así también un falso día de reposo ha sido levantado en el mundo y se le pide a la gente que lo santifique, pero tal como en el caso de la estatua no tiene nada de santo. (MR 354)

La actitud ambiciosa y el deseo de ensalzarse a sí mismo motivó a Nabucodonosor a querer falsear o representar mal lo que Dios le había mostrado sobre los futuros reinos, sin reconocer la suprema autoridad de Dios, así como también el querer obligar a otros hacer idolatría, la respuesta de los amigos de Daniel fue muy valiente, tuvieron mucha fe y Dios los recompensó, los protegió y les salvó y esto llevó al Rey a bendecir a Dios, a reconocer que no hay Dios que pueda librar como Él.

Pasado un tiempo, Nabucodonosor volvió a tener otro sueño y pensó que era bueno que las señales y milagros que el alto Dios había hecho con él, era bueno, que los publicara, así que decidió contar esta historia del capítulo 4 de Daniel. Este sueño que había tenido el Rey le espantó y como la vez anterior mandó a traer los magos y sabios de babilonia, pero esta vez, sí recordaba el sueño y lo contó, dijo que vio un árbol en medio de la tierra muy muy alto, crecía y se hacía fuerte y llegaba hasta el cielo, su copa era muy frondosa y bonita, daba fruta en abundancia, todos comían de él.

Debajo de su sombra estaban las bestias del campo y en sus ramas hacían nido las aves y todos se mantenían gracias a este árbol. mientras veía este árbol, bajó del cielo un vigilante que gritaba: 

“Corten el árbol, sus ramas, su copa, derriben todo, que se vayan las bestias y las aves, pero dejen la cepa (raíz y parte baja del tronco) atada con hierro y metal entre la hierba del campo y que la moje el rocío del cielo y que este con las bestias en la hierba, su corazón de hombre que se lo cambien por un corazón de bestia y pasen sobre él 7 tiempos”

Los sabios y magos, como la vez anterior no pudieron revelar la interpretación del sueño, pero Daniel sí, aunque el escuchar el sueño se quedó callado casi una hora y estaba muy asustado, entonces el Rey le dijo que no se asustara ni por el sueño ni por lo que significa.

Entonces Daniel comenzó a explicar al Rey que el sueño favorecía a sus enemigos y a los que le deseaban mal.

Le explico que ese árbol que vio en su sueño representaba al Rey, es decir al mismo Nabucodonosor, porque su grandeza había llegado hasta el cabo de la tierra.

En cuanto a la sentencia que dijo el vigilante, le explico que era una sentencia contra el mismo Rey, que lo echarían de entre los hombres y que sería como una bestia, comería hierba y el rocío del cielo lo bañaría, hasta que comprenda y reconozca que el Altísimo es el que se enseñorea del reino de los hombres que lo da y quita a quien quiere. Lo de la cepa atada con hierro significa que su reino le sería preservado firme hasta reconocer el señorío de Dios.

Daniel aconsejó al Rey redimiera sus pecados con justicia y sus iniquidades con misericordia a los pobres porque esto podría prolongar su tranquilidad.

Tal como había interpretado Daniel, así ocurrió, al cabo de 12 meses, mientras paseaba por el palacio y pensaba en todo lo había hecho en Babilonia, y se enorgullecía de su gloria, su fuerza y su grandeza.

Dice la escritura que aún no acababa de hablar cuando oyó una voz del cielo que le decía que su reino era traspasado y entonces le creció el pelo como plumas de águila y las uñas como las de aves y comía hierba como los bueyes y en su cuerpo caía el rocío del cielo, al final del tiempo (7 tiempos) su sentido le fue devuelto y bendijo a Dios, lo alabó y glorificó y reconoció que su señorío es para siempre.

Al final de esta historia Nabucodonosor reconoció y aceptó lo contrario a lo que quiso representar con la estatua que era toda de oro, él anhelaba que su reino fuese para siempre, pero la verdad es que no era así y que por sobre los reinos humanos está Dios. Él es quien dirige todos los reinos, con los amigos de Daniel aprendió que no se debe imponer la adoración de un dios a otras personas, con el sueño del árbol tuvo que aprender que, aunque era un Rey poderoso sobre él había un Rey más poderoso todavía

Actividades:

  1. ¿De qué material mandó a hacer la estatua el Rey?
  2. ¿Por qué el rey mandó a hacer esta estatua?
  3. ¿Cuántas veces mandó a calentar el horno el Rey?
  4. ¿Cuántos entraron al horno? ¿Cuántos veía el rey dentro?
  5. ¿Qué cosa se ha levantado hoy como la estatua en tiempos de Daniel?
  6. ¿A quién simbolizaba el árbol del sueño del Rey?
  7. ¿Qué significaba esa cepa que dejaban atada a la hierba del campo?
  8. ¿Cuánto tiempo pasó el rey con esta sentencia?
  9. ¿Qué hizo el Rey cuando le fue devuelto el sentido?


Decisión: prometo reconocer a Dios como al que tiene el señorío sobre los reinos de esta tierra y servir siempre al único Dios verdadero y confiar en que él me puede proteger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *