¿Qué diferencia hay entre la iglesia y la iglesia organizada? Básicamente eso es lo que vamos a estudiar. Justamente cual es la diferencia entre la iglesia y la iglesia organizada. Como complemento de estudio que ya se hizo, nos vamos a dar cuenta que es un paso que avanza. Hemos venido estudiando conforme va el desarrollo del orden que Dios quiere para su pueblo; del ORDEN EVANGÉLICO.
                Si yo les pregunto ¿Qué es iglesia? ¿Cuántos conforman una iglesia? ¿Qué versículo o qué le llega a la mente?

Donde hay dos (2) o tres (3) congregados en mi nombre… Mateo 18 nos dice eso.

Encontramos justamente esta palabra de Jesús donde Él viene hablando que si tu hermano peca contra ti, repréndele a él a solas, sino busca a dos o tres testigos. Si no oye, llévalo a la iglesia, y si no oye, ténganlo por gentil y publicano. A partir del versículo 18:18 Jesús nos dice…


° Mateo 18:18-20 “18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. 19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20 Porque donde están dos (2) o tres (3) congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

NOTA: O sea, evidentemente lo que está diciendo Jesús es que la iglesia es el cuerpo de Cristo. Entonces, ¿Qué es la iglesia? Es donde Cristo mora porque si es el cuerpo de Cristo, es donde Cristo mora. Y, ¿dónde mora Cristo? Donde están dos o tres congregados en Su nombre, ahí está Él. Lo primero que tenemos que entender y tenemos que quitarnos esa idea de la mente, de que para que sea una iglesia tiene que haber treinta (30), cuarenta (40) miembros. Según la Palabra de Jesús, NO… dos (2) o tres (3). También es cierto, por esta Palabra de Jesús, que tampoco la iglesia es una (1) persona. Fijémonos que Jesús da el mínimo. Dice dos (2) o tres (3). La base de la iglesia es la familia… cuando comienza la familia son dos (2), y apenas nace el primer hijo ya son tres (3). Entonces, ahí está la iglesia; la iglesia básica. Por eso es por lo que básicamente, toda reforma, toda obra que debe hacerse en la iglesia y en la sociedad debe de comenzar en el hogar, en la familia.

Bueno, aquí tenemos lo que sería la definición de iglesia según la Palabra de Cristo. No solamente la definición de lo que es iglesia. Quizá no nos dimos cuenta, pero al leer lo que leímos, solamente leímos la definición. Leímos la autoridad que Jesús le da ¿a quién? A la iglesia, repito, a la iglesia. NO a un miembro ni a un individuo, a la iglesia. ¿Cuál es la autoridad? ¿Cuál es la potestad o el poder? Lo leímos en el versículo 18 “todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.” Esto, ¿es verdad o es mentira? Es verdad, no hay duda, esto lo dijo Jesús. Si Jesús lo dijo, es verdadero. Ahora, ¿Cómo hacemos para conciliar estas palabras con el mal uso que le dan los católicos? Porque este versículo lo usan los católicos, ¿no? para decir que todo aquel que está fuera de la iglesia católica, no tiene salvación, está perdido. Eso es lo que ellos dicen, y usan este versículo. ¿Qué podemos decir nosotros al respecto? ¿Será que tienen razón o no tienen razón?

 
RESPUESTA DE UNA HERMANA: No tienen razón…


RESPUESTA DE JG: Pero, me acaban de decir que el versículo es verdadero…, entonces, ¿Cómo el versículo es verdadero y lo que ellos dicen es falso?


COMENTARIO DE UN HERMANO: Por el mal uso que se le da…
RESPUESTA DE JG: ¿Cuál es el mal uso?
RESPUESTA DE UNA HERMANA: Que lo usan de mal manera, a su conveniencia.
RESPUESTA DE JG: Claro, el fundamento este… el versículo que hemos leído, es una conclusión de todo lo que Jesús viene diciendo. Y, ¿Qué Jesús viene diciendo? Jesús viene diciendo todo este discurso… “si tu hermano peca contra ti.” Hemos leído el versículo 18, inclusive si vamos dos (2) capítulos antes, en el dieciséis (16), vamos a encontrar la misma Palabra de Jesús; esa misma autoridad, pero bajo otro contexto. Vamos a leerlo desde el versículo 13.


° Mateo 16:13-19 “13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.15 Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. 20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.”


NOTA: Jesús comienza preguntándoles sobre Su identidad. ¿Cuál es el concepto que tiene la gente sobre Él? Y, en resumen de todo lo que la gente dice… bueno, unos dicen que es Juan, Elías, Jeremías, o profeta. O sea, en resumen, en común denominador, todos pensaban que era un profeta. ¿Cuál es la otra pregunta que hace Jesús? “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” Ahora se dirige a los discípulos. Respuesta: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” ¿Es diferente lo que dice Pedro de lo que dice el resto del pueblo o es lo mismo? Es diferente, y ¿cuán diferente es? Porque Pedro dice: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Ahora, a consecuencia de esa respuesta, ¿Qué le dice Jesús?

“Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.”

Ahí está, la misma expresión que leímos en Mateo 18, Jesús se la dice a Pedro. Pero, le está diciendo que él tiene esa potestad. ¿Por qué? ¿Qué es lo que tiene Pedro para poder tener potestad de lo que ata en  la tierra es atado en el cielo y lo que es desatado en la tierra es desatado en el cielo? Son dos (2) cosas. Primero le dice la confesión que hace Pedro; “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” A causa de esa confesión, ¿Qué le da Jesús a Pedro y a la iglesia? Le da las llaves del reino, y dado que tiene las llaves, lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, será desatado en el cielo. Entonces, ¿Cuál es la potestad? Bueno, aquí leemos que se lo dice a Pedro, pero en Mateo 18, ¿a quién se lo dice? Se lo dice a la iglesia. Entonces, esto no es solamente de Pedro, esto es de ¿quién? De la iglesia, y ¿qué es lo que es de la iglesia? Las llaves, y ¿Qué es lo que le da la potestad de atar y desatar? Las llaves… ¿me están entendiendo o no? Tratemos de sacar todo lo que hemos aprendido de los católicos, de todo lo que hemos escuchado de otras religiones, y leamos lo que está escrito nada más.
                Acabamos de leer. Pedro hace una confesión: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Jesús le dice: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” Entonces, “a ti te daré las llaves.” A Pedro se lo dice y también en Mateo 18 a la iglesia, o sea que no es exclusividad de Pedro, es de la iglesia. ¿Qué recibe la iglesia? Las llaves y por tener las llaves, ¿Qué pasa? “Lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, será desatado en el cielo.” Entonces, ¿qué es lo que le da la potestad de atar y desatar? Las llaves; el tener las llaves. SI yo tengo las llaves, puedo abrir y cerrar, entrar y salir, atar y desatar. La autoridad son las llaves. ¿Cuál es la potestad de la iglesia? Las llaves… ahora, el punto está en ¿qué son las llaves?
COMENTARIO DE UNA HERMANA: Tengo dudas en que si es la Palabra de Dios.
RESPUESTA DE JG: ¿Dudas de que? ¿Si es la Palabra de Dios o qué?
COMENTARIO DE LA HERMANA: La Verdad presente; la luz…
COMENTARIO DE JG: ¿Ves diferencia entre la Palabra de Dios y la Verdad Presente?
COMENTARIO DE LA HERMANA: NO, ES LO MISMO…
COMENTARIO DE JG: Entonces, no tienes opciones, es lo mismo.
                Las llaves, a los que son bereanos y les gusta y quieren verificarlo y ver el contexto; creo que es el Deseado de todas las gentes. Las llaves dice Elena de White que son el conocimiento y entendimiento de la Palabra. LA llave de la ciencia. Entonces, ¿tiene la Iglesia Católica las llaves? No, ¿por qué? Porque no tiene la VERDAD. ¿Qué es lo que tiene la Iglesia Católica? Según la Biblia, el vino de Babilonia; de las falsas doctrinas.
                Esto que estamos aquí estudiando es clave, tal parece algo básico, pero por ser básico es clave porque justamente  si nosotros nos vamos a Apocalipsis 18, ¿Qué es lo que hace que una iglesia sea Babilonia? “Ha caído Babilonia.” ¿Por qué cayó Babilonia? Porque ha bebido del vino y simboliza las falsas doctrinas. Entonces, una iglesia es lo que es… atención… de acuerdo a lo que cree; de acuerdo a su doctrina. Si tú crees que el vino de Babilonia, ¿qué eres? Babilonia o alguna de sus hijas.
                Leímos una cita que decía: ¿Qué es lo que ha hecho de  nosotros lo que somos? A los adventistas, ¿qué es lo que ha hecho? La cita que leímos era los principios de nuestra fe, han hecho de nosotros lo que somos, adventistas del Séptimo Día, guardadores de los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Entonces, lo que yo creo; mi fe me coloca o como iglesia de Cristo o como parte de la confederación babilónica. Esa es la llave. Las llaves del reino de los cielos es el conocimiento de la PALABRA. El conocimiento verdadero. La llave de la ciencia.
COMENTARIO DE UNA HERMANA: O sea, lo que había dicho. La Palabra de Dios, pero no solamente…
RESPUESTA DE JG: … es tenerla sino entenderla en SU VERDAD PRESENTE. Entenderla con los principios fundamentales. Esa es la llave.
                Ahora bien, habiendo entendido que es la llave, entonces ahora voy hacer la pregunta de nuevo. ¿Creen ustedes de corazón que tienen la llave? Creo que no creen porque nadie dijo Sí. ¿Sí o no? ¿Con dudas o con certezas? ¡Con certezas!
COMENTARIO DE UN HERMANO: … tengo una participación de la llave…
COMENTARIO DE JG: No estoy hablando como individuo, estoy hablando como grupo. ¿Tenemos o no tenemos la llave?
COMENTARIOS DE LOS HERMANOS: Tenemos la doctrina correcta; sí la tenemos…
COMENTARIO DE JG: ¿SEGURO?
COMENTARIO DE LOS HERMANOS: ¡SEGURO!
                Entonces, el Señor ha dejado a Su iglesia que tiene la llave, la potestad de atar y desatar. Claro, hay una salvedad en todo. Hay una condición. Cuando Jesús dice… la potestad que tiene la iglesia, ¿Cuál es? En Mateo 16, ¿de qué viene hablando el contexto? Si tu hermano peca contra ti, repréndele, si no te oye busca dos (2) o tres (3) testigos, si no los oye, llévalos a la iglesia, si no oyera a la iglesia, ténganlo por… si no me creen, vamos a leerlo…


° Mateo 18:17 “17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.”


NOTA: Aquí está la clave. Aquí es el atar y desatar. La iglesia que tiene la llave; tiene la VERDAD PRESENTE, tiene la potestad sobre sus miembros de saber si alguien es miembro del cuerpo de Cristo o es un gentil o publicano. ¿Si me estoy dando a entender? O sea, la potestad de la iglesia de atar y desatar, es de atar a los que van a ser miembros y herederos del reino. El versículo que leímos dice: “el Señor añadía a Su iglesia los que iban a ser salvos.” Los que van a ser salvos, ¿a dónde los lleva el Señor? No los deja solos, los trae a Su redil, y el redil que es la iglesia, tiene la potestad de decir: “tú eres miembro… tú eres gentil y publicano…” Eso es la potestad según la Palabra de Jesús. O sea, la potestad de recibir miembros y de decir quien no es miembro, pero en función de la VERDAD que profesa y vive la persona, porque si tu hermano peca, ¿Qué significa? Que no está viviendo la VERDAD, que está viviendo en pecado. El punto final de esa persona que es miembro y finaliza como gentil y publicano, no es solamente que pecó porque alguien puede pecar. Nosotros somos pecadores, no somos perfectos. ¿Podemos caer o no? Ahora, si hemos leído Mateo 18, la condición de la persona como miembro o no es cuando la persona habiendo pecado persiste en el pecado. Pecó, lo reprendo… ¿Cuándo yo puedo buscar a dos (2) o tres (3) testigos para reprenderlo a él? ¿Cuando? Cuando no oye; cuando no escucho; cuando no aceptó. Pero, si el pecó y yo lo reprendí y el acepta, ¿tengo autorización de Jesús de seguir avanzando en el proceso? ¡No! Todo es un si condicional… “si no oyere busca dos (2) o tres (3), si no oyere, dilo a la iglesia.” Inclusive, según estas Palabras de Jesús, si alguien ha pecado y yo lo reprendo y no me oye y busco a dos (2) o tres (3) testigos y lo reprendo y no nos oye y lo llevo a la iglesia, y toda la iglesia se entera de su pecado, pero cuando lo llevamos a la iglesia y la iglesia le llama la atención en ese momento… no escuchó al primero, no escuchó al segundo, pero ahí sí escucha, según las Palabras de Jesús, ¿Qué dice? No puedo considerarlo como gentil y publicano porque Jesús dice que eso es cuando llegado a la iglesia, no oye a la iglesia, pero si al final se arrepiente…. No se arrepintió antes, pero ahí cuando vio a todos los hermanos reunidos, clamando y como ahí sí se dejó tocar y se arrepiente, entonces, ¿Qué debe de hacer la iglesia? Perdonarlo y recibirlo como lo que estaba. O sea, no puede tomar ninguna decisión de sacarlo. O sea, hay algo que se llama la desfraternización (lo conocerán todos por teoría o por experiencia). ¿Qué pasa? Que eso es bíblico. Lo que no es bíblico es cuando alguien, habiendo pecado, se hizo público pero se arrepintió, igual mente lo desfraternizan. Cuando igualmente lo desfraternizan, ahí es donde no es bíblico porque Jesús dice que si oye a la iglesia, se recibe con gozo, que solamente hay que sacarlo de la comunión cuando no oye a la iglesia. Entonces es cuando lo consideramos gentil o publicano. Ya no hay más hermano, ya perdió los privilegios de hermano. Esa es la potestad de la iglesia, y no es cualquier cosa. NO es cualquier cosa porque ya hemos citado un versículo que a través de la Palabra del Señor que escribió Lucas en Hechos de los apóstoles y dice

“…47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:47)

Así que, toda persona que el Señor quiere salvar, no lo deja por allí aislado, lo trae a SU iglesia para que aquí entre golpe y porrazo… nuestro carácter afilado con el carácter afilado del hermano… golpeándonos nos vayamos puliendo unos con otros. Es una versión extendida del matrimonio. Cuando la persona se casa, el primer año de matrimonio, ¿cómo es? Es difícil… estamos hablando en el contexto nuestro… porque en el mundo la gente se casa y ya tiene años viviendo junta, pero como un cristiano comienzan a vivir juntos después que se casan. Ese primer año es donde viene a convivir, entonces, normalmente en ese contexto; bajo ese contexto, las parejas ven cosas que no habían visto antes cuando eran solamente novios. Per, que pasa allí, se van amoldando el uno con el otro y si pasan ese primer año, es más probable que pasen el segundo, y si pasan el segundo es  más probable que pasen el tercero. Sin darse cuenta llevan diez (10), quince (15) años de casados. ¿Qué pasa con eso? Se van amoldando, se van conociendo. ¿Qué es lo que hace que sobreviva el matrimonio a pesar de los problemas, discusiones, falta de dinero, lo que sea? Lo sustenta el amor; el que se aman. Al final eso va estableciendo un matrimonio sólido. En la iglesia es algo parecido con sus grandes diferencias porque estamos durmiendo en una misma cama, etc., pero pasa algo parecido. Aquí nos vamos conociendo… “la impetuosa Gloria” choca con Oscar que es más tranquilito o con Xavier que es tranquilito. Lo que los une es el Espíritu de Cristo. Ese es el punto; el objetico. El objetivo es que el Señor trae a los que quiere salvar a la iglesia para que aquí, unos a otros moldamos nuestro carácter porque somos diferentes y seguramente unos chocamos más con otros por nuestro carácter; nuestra forma de ser. Además del carácter añádale a eso la diferencia de cultura… una porción de este grupo venimos de la cultura latina; latinoamericana, otros son de España; de Europa… Francia… entonces estamos allí, no solamente diferente personalidad sino diferentes culturas y formas de vida. Eso hace aun todavía más complicado ese primer año matrimonial de iglesia; esa unidad. Eso estaba con los discípulos. Si usted lee Mateo 10, va a encontrar que había entre los discípulos de Jesús uno que era zelote (se decía que eran de los que portaban un puñal porque iban en contra del Imperio romano. El objetivo de ellos era que si encontraban un soldado, lo apuñalaban y guardaban el puñal rápidamente. Ese era su partido político) y un publicano porque Mateo, ¿qué era? Un publicano… y ¿qué era un publicano? Era un traidor… en el pensamiento de los judíos era un traidor porque el publicano trabajaba para el Imperio romano cobrándole el impuesto…


COMENTARIO DE UNA HERMANA: Era ladrón…


RESPUESTA DE JG: No era solamente era ladrón, pero es que para resaltar el choque… Jesús tenía una de la extrema izquierda… (para tratar de colocarlo en el contexto) y uno que trabajaba para el rey. ¿Cómo hacia Jesús para que no se mataran uno al otro? ¿Cómo hacia Jesús para que no perdieran el tiempo en discusiones? También había un herodiano (partidario de Herodes). Herodes era el usurpador rey judío que coloco los romanos sobre Galilea… creo que es… bueno, una porción de Israel. Imagínense como hacia Jesús para que no hubiesen esas discusiones políticas, para que no se cayeran a golpes unos con otros. Bueno, y sin contar con el resto… estaba Pedro, María Magdalena que no tenía muy buena moral… cada uno de los discípulos tenían disparidades tremendas unos con otros. ¿Por qué señalo esto? Esto los vemos en Mateo 10. Si avanzamos los capítulos, pasan tres y medio (3 1/2) años, Jesús muere en la cruz y luego vemos a todos esos discípulos… el publicano con el herodiano todos allí, según la Biblia, unánimes juntos, listos y preparados y ¿recibieron o no recibieron el Espíritu Santo? ¿Se dividió esa iglesia en facciones políticas, filosóficas, de carne? No. Entonces, eso es una evidencia que si el Señor Jesús pudo lograr esa unidad con esos discípulos, con nosotros, también lo va a poder.
COMENTARIO DE LA HERMANA: Solo está en que lo creamos y cuando lo creamos, entonces será posible porque un boletín de Jones dice que el Señor no hace una promesa si no la cumple y si Él prometió que recibiremos de Su poder, lo recibiremos. El boletín se titula: Goza en el Señor.
COMENTARIO DE JG: ¡Claro! El Señor NO miente y si el Señor ha dicho es porque él tiene todos los recursos para hacerlo. Además de los recursos, Él tiene ya una evidencia para  nosotros…. Que sí es cierto, lo encontramos en la Biblia; lo hemos leído…. Luchando… ¿Quién quiere ser el mayor; el primero? Al final, el Señor logró llevarlos al arrepentimiento de ese pecado y logró que fuesen uno. Cristo logró el objetivo. La oración que Cristo mismo hizo, se cumplió y logró que sus discípulos fuesen uno como  Él y Su Padre son UNO. Pero claro, el Señor lo hizo independiente de la decisión personal. Lo hizo Jesús; lo logró porque cada uno de los discípulos, puso su parte. ¿Cuál fue la parte que pusieron los discípulos? La decisión porque… un ejemplo… en una oportunidad, justamente después que Jesús camino sobre las aguas, y multiplico los panes, un montón de gente fue detrás de Jesús. Versus les dijo: “ustedes están aquí por los panes y los peces.” Selo dijo así, directamente. Se los dijo en “modo Gloria.” “Ustedes están aquí por los panes y los peces.” La gente se ofendió y se fue. Dice que en ese momento que Jesús dijo eso, mucha gente que lo seguía, no lo siguió más porque esa gente estaba haciendo un pensamiento político. Decían: “Mira este hombre es capaz de multiplicar los panes. Ya hemos visto que sana a los enfermos. Si lo ponemos como cabecita de nuestro movimiento, cuando luchemos contra los romanos, los heridos, Él los sana. Al ejército, no le va a faltar pan porque va a multiplicar los panes. Tenemos un ejército vencedor e inmortal. Vamos a lograr tumbar al imperio romano.” Eso era lo que estaba en la mente de ellos y Jesús lo sabía. Jesús dijo: “No, mi reino no es de este mundo, ustedes están aquí porque están interesados en los panes y en los peces… ¡NO! Se fueron… cuando vieron que Él no iba a tomar parte en esa lucha política, se fueron. Me sorprenden a mí las palabras que dijo Jesús en ese momento. Se volteó hacia los discípulos y les dijo: “¿Queréis vosotros iros también?” Cuando uno más bien diría… “No, no le hagan caso, no se vayan.” Jesús al contrario les dijo: “Ustedes, ¿quieren irse? ¿Quieren aprovechar y se van con ellos que están desertando?” Entonces, florece allí hermosamente la Palabra de Pedro, que yo veo allí la parte de los discípulos. Ellos dijeron: “Señor, ¿A dónde iremos? Tú tienes PALABRAS de VIDA ETERNA.” O sea, los discípulos, no eran perfectos, tenían sus cuestiones, pero por sobre todas las cosas de esas, ellos conocían que Él era el Hijo de Dios, y amaban a Jesús y no querían apartarse de Jesús, y si eso costaba renunciar a sus ambiciones políticas, personales, estaban dispuestos porque lo hicieron. Si uno lee el Deseado dice que en un sentido los discípulos también estaban participando de ese espíritu. Pero cuando vieron que Jesús dijo que no, entonces… lo que diga Jesús. Cuando Jesús le fue a lavar los pies a los discípulos, Pedro dijo: “Señor, yo no quiero que tú me laves los pies porque yo no concibo que mi líder se humille así. No me lavarás los pies jamás.”  Pero, cuando Jesús le dice: “Entonces, si no te lavo, no tendrás parte conmigo.” Entonces, Pedro le dice: “Entonces, lávame Señor y no solamente los pies, lávame todo.” O sea, vemos a Pedro que él parece fuerte en sus decisiones, pero cuando Jesús le dice ¡NO! entonces… “lo que usted diga.” Esa es la clave, porque ni ellos no son perfectos ni nosotros, pero la clave es como también hizo Pablo; el famoso Saulo. Se encontró al camino a Damasco al Señor, y ¿Cuál fue la palabra de Pablo allí?… Jesús le dijo: “¿Por qué me persigues?” Entonces, la respuesta de Saulo fue: ¿Qué quieres tú que yo haga? Esa es la clave. Ninguno somos perfectos, pero la clave está en que nosotros pongamos de nuestra parte. ¿Cuál es nuestra parte? Sumisión voluntaria a Cristo. Señor, ¿Qué quieres que yo haga? Señor, yo pienso esto… como Pedro, “no me lavarás los pies jamás.” Podemos pensar cualquier cosa, pero cuando el Señor nos diga, cuando el Señor nos muestre por SU Palabra, por algún testimonio, esto es así, entonces decir: “Entonces Señor lo acepto.” Esa es la clave. Si nosotros hacemos así, si asumimos esa actitud ante Jesús… ojo no digo ante ningún hombre, digo ante Jesús, ante Su Palabra y los Testimonios que es el Testimonio ¿de quién? De Jesús… si nosotros estamos fehacientes de la Palabra de Jesús, el Señor nos va a llevar y va a ser de nosotros los apóstoles de este siglo. Nos va a llevar a esa unanimidad. Nos va a derramar Su Santo Espíritu y ese Pentecostés, se va a repetir. Seremos protagonistas en el Fuerte Pregón.
COMENTARIO DE LA HERMANA: Ha de ser así porque es una promesa.
RESPUESTA DE JG: Es una promesa


COMENTARIO DE LA HERMANA: Así como hizo la promesa y prometió lo que estudiamos en la escuela sabática, ya estaba escrito que el heredero era Jacob, así está escrito que seremos participes de esa promesa; de ese poder. Que seremos parte permanente de Su iglesia y que recibiremos ese Espíritu Santo. Lo recibiremos porque tengo fe. Tengo muchas cosas que cambiar, pero tenemos que creerlo porque si no lo creemos…


RESPUESTA DE JG: Es que el poder no es nuestro. Lo nuestro es la sumisión. Señor, ¿Qué debo hacer? ¿Señor, que quieres tú que yo haga? Señor, aquí estoy yo. Cuando Isaías cuando vino la visión. ¿Se acuerdan la visión de Isaías capítulo 6 creo que es? El Señor pregunta: ¿A quién enviare? E Isaías dijo: “Heme aquí, envíame a mí.” “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8). O sea, eso es lo que el Señor quiere. Eso es lo único que el Señor quiere, la rendición de nuestra voluntad, la sumisión, el decir: “yo estoy aquí.” Lo demás lo pone el Señor. Dinero, poder, gracia, don de lenguas, profecía, sueño, lo que sea. Lo demás lo pone el Señor. Inclusive… yo digo que a veces nos falta fe… inclusive, dice la Biblia que Felipe tenía que predicarle a uno que estaba por allá… a un etíope que venía. ¿Qué fue lo que hizo el Señor? ¿Lo mando en avión, le pago el pasaje? ¿Qué hizo el Señor? Textualmente que dice la Biblia que hizo el Señor. Lo arrebato ¿No? Lo puso en el camino, le predicó, le enseñó, lo bautizó y ¿Qué pasó después? Lo volvió a arrebatar a otro sitio. ¿Es eso Biblia o no es Biblia?  Eso lo hizo el Señor, y ¿es difícil para el Señor eso? NO es imposible, ni siquiera es difícil. Entonces, todo lo que necesitemos lo pondrá el Señor. Lo único que no puede hacer el Señor es tomar la decisión por nosotros. Rendir la voluntad por nosotros. Eso no lo va a hacer porque eso no es parte de Su gobierno. Justamente esa es la esencia del reino de Dios.


COMENTARIO DE LA HERMANA: Está escrito que sí se recibirá esa ayuda tardía… ojo, cuidado porque así como perdió como aquel que sabía que iba a ser primogénito, y se lo tomó a la ligera, tuvo sus consecuencias… ¿no? Entonces, tenemos que tomar esto en serio. Que no es porque el pueblo de Dios…. es que hay unos requisitos para llegar ahí, para recibir esa Lluvia Tardía, además de la fe.

                Ahora, que hemos dado una definición más concreta de lo que es la iglesia y de la potestad de la iglesia, bueno… una iglesia que evidentemente está fundamentada como hemos leído en esa confesión de fe de Pedro. Tiene la llave del conocimiento de la Palabra y a su vez está organizada. Pero, organizada, ¿a qué se refiere? Organizada quiere decir que cada uno de nosotros, estamos ocupando en la iglesia el lugar que el Señor quiere. NO vamos a leer todos los versículos porque ya los conocemos pero acompáñenme a un versículo que está en el capítulo 12… todo el capítulo, ¿de qué habla? … Habla de los dones. Por ejemplo el versículo uno dice…


° 1 Corintios 12:1 “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a este es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. 12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. 13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 14 Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? 18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. 19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20 Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. 22 Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; 23 y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a estos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. 24 Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, 25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. 26 De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan. 27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. 28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles?, ¿son todos profetas?, ¿todos maestros?, ¿hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones de sanidad?, ¿hablan todos lenguas?, ¿interpretan todos? 31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aún más excelente.”

NOTA: En el versículo 4 dice que hay repartimiento de dones y es un mismo Espíritu. Luego menciona en el versículo 8 en adelante, cuáles son los dones. Sabiduría, ciencia, fe, dones de sanidades, profecía, discernimiento de espíritu, géneros de lenguas, interpretación de lenguas. Esos son los dones que menciona aquí. Después, comienza a decir que la iglesia es el cuerpo de Cristo y que cada miembro según sus dones ocupa una posición… o el dedo, o la mano, o la cabeza, o el pies, pero que  no debe nadie sentirse menos o sentirse más por la posición que ocupa según los dones. Eso es lo que dice en todo el capítulo.
                En el capítulo 13 menciona que a pesar de tener los dones, lo más importante es tener amor porque sin amor los dones no sirven para nada, y el capítulo 14 comienza a explicar, como deben de ejercerse los dones, como deben funcionar los dones, y dice por ejemplo en el capítulo 14 versículos 1 y 2…

° 1 Corintios 14:1-2 “Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.”


NOTA: Comienza a explicar que el que profetiza, el que habla en lenguas. SI habla en lenguas debe de ser por turno, en orden. Comienza a explicarlo todo. Vamos al versículo 26…


1° Corintios 14:26 “26 ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.”


NOTA: Vemos como resume aquí como es una iglesia organizada. ¿Cuándo nos juntamos en la iglesia? Cuando nos reunimos, entonces este versículo está hablando de la congregación, y la principal de todas las reuniones es el sábado. Dice el versículo “cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación.” ¿Qué es el salmo aquí? Es el don de alabanza, tiene doctrina, ¿Qué es la doctrina? Es enseñanza… alguien tiene un salmo; una alabanza, otro tiene una enseñanza. Otro tiene lengua, otro tiene una revelación, y otro tiene, ¿Qué cosa? Interpretación. Dice: “Hágase todo para edificación.” Hágase el salmo, hágase la doctrina, hágase la lengua, la revelación, la  interpretación… hágase todo pero, ¿con que objetivo? ¿para qué me vean a mi cuan bonito canto? ¿Para qué me vean a mi cuán bien doy una clase de escuela sabática? ¿O cuán bien predico? ¿Para eso?
¿Para qué entonces? Para la edificación… y ¿Qué es edificación? Que ayude a la iglesia. Eso es todo… ahí está… así es una iglesia llena del Espíritu porque los dones… me lo preguntaron esta mañana… ¿Qué es la Lluvia Tardía? Entonces, una iglesia que tiene los dones es una iglesia llena del Espíritu. Y, ¿esa iglesia cómo es? Que todos… mi Biblia dice: “CADA UNO,” y quiere decir TODOS. Luego, ¿Cómo debe de ser al final? Leamos el versículo 40…


° 1 Corintios 14:40 “40 Pero hágase todo decentemente y con orden.”

NOTA: Hágase todos estos dones pero decentemente y con orden porque Dios es un Dios de orden. Entonces, eso es todo lo que es una iglesia organizada. Una iglesia organizada es una iglesia donde están los dones. Donde los miembros tienen sus dones, donde los miembros ejercen sus dones. Lo ejercen cuando se juntan y lo ejercen decentemente y con orden. Eso es todo. ¿Cuáles son los primeros dones que el Señor levanta en una iglesia? Porque también, eso es otra cosa… los primeros dones… Efesios 4 que también habla de los dones.


° Efesios 4:11 “11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros (doctores)”

NOTA: ¿Cuál es el objetivo de estos dones? Leamos el versículo siguiente…

° Efesios 4:12 “12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.”

NOTA: Para la perfección, ministerio y edificación de la iglesia. Ese es el propósito de los dones. Entonces, ¿Cuáles son los primeros dones? Ahí vemos el orden. Dios puso apóstoles… ¿Qué fue lo que Jesús escogió primero en la tierra? Escogió a los apóstoles. Si leemos a Mateo 9 dice que cuando Jesús estaba sanando y predicando, las multitudes le seguían y dice algo interesante… “como ovejas que no tienen pastor.”


° Mateo 9:36 “36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.”

NOTA: ¿Por qué? Porque aunque estaban los líderes judíos, los fariseos y los saduceos, no eran pastores, eran amos y señores y no pastoreaban a la iglesia. Entonces, cuando vieron a Jesús que sí les daba lo que no les daban los fariseos ni los sacerdotes… ¿Qué les daba Jesús? Les daba sanidad, enseñanza, doctrina y predicación de la PALABRA. Eso no lo conseguían en el templo con el sacerdote. Por eso seguían a Jesús las multitudes. Jesús los vio y se dio cuenta que Él solo aunque era el Hijo de Dios, no podía llevar esa carga y vio que estaban dispersas. Ahí fue cuando Jesús dijo…


° Mateo 9:37-38 “37 Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. 38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”


NOTA: Después que Jesús se fue a orar y amaneció, llamó a los que quiso de esa multitud que le seguía y puso sobre ellos las manos y escogió los doce (12) apóstoles. Leamos en Mateo capítulo 10 versículo 1 aparece Jesús que dice:


° Mateo 10:1 “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.”


NOTA: NO lo dice la Biblia pero la hermana White nos comente que cuando Jesús fue al monte a orar, fue a pedirle al Padre que de toda esa multitud, Él había escogido para que fuesen los apóstoles, y pudiesen guiar a la iglesia después de Su partida al cielo. Entonces, fue cuando el Padre le revelo los doce (12) apóstoles que están allí en Mateo 10. Entonces, ¿Qué fue lo que hizo el Señor primero para organizar Su iglesia? Escogió a los apóstoles. Después, ¿Qué hizo? Si usted sigue avanzando en la historia bíblica, en Lucas 10 dice que escogió 70 y los envió de dos (2) en dos (2) como misioneros. Ellos fueron los que regresaron y dijeron: “Señor, aun los demonios se nos sujetan en Tu Nombre,” porque Jesús les dio potestad de hacer milagros, de sanar, de reprender los demonios. Cuando estaban ya reunidos. Jesús muere en la cruz. Se va al cielo y les dice: “Esperen el PODER de lo alto,” ¿cuántos había en el Aposento Alto? En nuestra mente, tenemos la idea de que había doce (12) personas con las mujeres. Si vamos a la Biblia en Hechos de los apóstoles en el capítulo 1 nos dirá cuántos había aproximadamente


° Hechos 1:15 “En aquellos días Pedro se levantó en medio de los hermanos (y los reunidos eran como ciento veinte en número), y dijo:”


NOTA: Dice que eran como ciento veinte (120) … entre los doce (12) apóstoles, entre los setenta (70), y entre un montón más que habían allí. Ese aposento alto era bien amplio porque para tener 120 personas allí, imagínense. Bueno, esas ciento veinte (120) personas estaban allí, unánimes en oración junto con las mujeres, junto con María, la madre de Jesús, y allí entonces, ¿Qué fue lo que hicieron? Lo único que hicieron fue escoger al sucesor o el sustituto de Judas porque Judas se fue en la traición. Ya no eran doce (12) sino eran once (11). Ellos escogieron a dos (2) primero, a Justo y a Matías que cumplían con las características del apostolado. Oraron al Señor, el Señor se manifestó y les dijo que era Matías y fue contado con los once (11) apóstoles. Después de eso fue que vino el Pentecostés; el derramamiento del Espíritu. Entonces, vemos allí los pasos. Inclusive, después del derramamiento del Espíritu, se añadieron tres mil (3,000) almas a la iglesia, seguían predicando, la gente vendía sus posesiones y traía el dinero a los pies de los apóstoles. Se repartía cada uno según la necesidad de cada uno, pero luego hubo una murmuración. “Los apóstoles son todos judíos y cuando sirven; cuando dan la repartición de la comida, le dan más comida a las viudas judías y no a las viudas griegas porque ellos son judíos y siempre tienen sus cosas con los griegos.” Según la Biblia, esa fue la murmuración que hubo. Los apóstoles dijeron: “Miren, hay mucha gente, ya nos somos ciento veinte (120). Hay más… tres mil (3,000) o cinco mil (5,000) más (creo), no podemos nosotros que somos doce (122) atender a tanta gente, escogeos por favor entre vosotros siete (7) varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo, llenos de fe a los que encarguemos esta obra.” La multitud escogió a los siete (7). Uno era Felipe, otro Nicanor, Esteban… que fueron los famosos siete (7) diáconos. O sea, que se establecen apóstoles y después de los apóstoles, ¿Qué se establecen?  Los diáconos. Ahí vamos viendo como el Señor fue organizando la iglesia. A medida que iba creciendo. Eso es lo que es el plan del Señor, que la iglesia crezca, pero a  medida que va creciendo, se va organizando, se va ordenando. ¿Qué es una iglesia organizada? Es una iglesia que esta cada quien en sus dones; ejerciendo sus dones. Cada quien según el cargo, según el llamado, según la vocación ocupando ese lugar, obviamente con el consentimiento de los hermanos. Cuando los apóstoles escogen a los diáconos… esto es un detalle y se los dejo para que reflexionen… ¿Quién escogía a los apóstoles? Jesús mismo. ¿Quién escogía a los diáconos? ¿Qué dice la Biblia textualmente? Los apóstoles dijeron: “vosotros escojan entre ustedes siete (7) varones.” Los apóstoles le dijeron: “escojan siete varones con estas características, pero escójanlos ustedes.” Entonces, la iglesia misma escogió a esos siete (7), se los presentaron a los apóstoles y ellos evaluaron que estuviesen como ellos les habían dicho… varones de buen testimonio, llenos de fe de Espíritu Santo. Luego que vieron que cumplían estas características, entonces, los apóstoles los organizaban y les daban el cargo de diacono. Eso solamente para que vean cómo va el orden en la iglesia. Eso es lo que es la iglesia organizada. Una iglesia llena de los dones, llena del Espíritu con los dones y cada quien ocupando su lugar según su don, según su vocación, según su llamado, juntos todos. Seamos ojos, seamos, dedos, seamos pierna… según el lugar que hemos ocupado, juntos todos bajo la única cabeza que es ¿quién? Cristo Jesús. Bajo la única cabeza que es Cristo que guía al resto del cuerpo a través de Su Espíritu. NO se nos olvide que el Espíritu, ¿Qué es? Cristo en SU iglesia. Es el representante de Dios y de Cristo. Es el que trae la presencia de Cristo a la iglesia. Cuando Jesús dijo: “Yo estoy con vosotros,” era Él. ¿Sí o no? Sí en Su Espíritu. Su Espíritu es el que estaría aquí y estando Su Espíritu es estar Él con nosotros.
                Desde que Jesús los agarro hasta que les dio Su Espíritu, pasaron tres y medio (3 ½) años. Por definición, apóstol es uno que es enviado. Eso es lo que significa la palabra apóstol. Enviado porque Jesús los envió a predicar, los envió a sanar, a enseñar. Eso es lo que significa apóstol, enviado a una misión.
                Si seguimos el modelo del apóstol Pablo que es de quien se habla más en Hechos de los Apóstoles, él iba a un lugar justamente… en el contexto que estamos hablando… Pablo iba  a un lugar donde no había ni creyentes y predicaba el evangelio. A los que les recibían, se reunía con ellos y les enseñaba; los instruía. Llegado el punto, esas personas a quien le predicaron  y creyeron, que fueron instruidas, los bautizaba. Luego que los bautizaba, se iba otro pueblo, a otra ciudad. Luego él volvía para ver como ese grupito había sido madurado. Luego que había crecido y madurado en su segunda vuelta, les colocaba ancianos; líderes a esa iglesia. Eso es, la primera parte cuando él les predica, los instruye, los bautiza, ahí hay ya una iglesia. Son dos (2) etapas. Primero, levanta una iglesia, los deja, madura, crecen y cuando el vuelve y les coloca un anciano, ya pasan de ser una iglesia a una iglesia organizada. Esa es la clave. Así podemos resumirlo.

                Los varones son diáconos y las mujeres diaconisas, según el don. No todas las mujeres tienen que ser diaconisas, ni todos los hombres tienen que ser apóstoles o diáconos.

                Dios da los dones. Si Dios te da un don, para mí que soy otra persona, cuando yo te vea a ti el sábado en la iglesia o en la semana y te vea a ti ejerciendo tu don o dones, yo veo… a ti se te da bien esto, y esto y hace esto otro. Pero, no solamente yo… cuando te encuentres con otro hermano (a), van a ver en ti lo mismo que veo yo. Entonces, no es que la iglesia te va a dar los dones, ni alguien te va a dar los dones, es que la iglesia va a ver de forma clara y evidente lo que Dios te dio. Entonces, vamos a decir a la iglesia: “Mira, es evidente que Dios le ha dado a…. este don y si Dios le dio este don, quiere decir que Dios quiere que ella ocupe en la iglesia esta posición.” ¿Qué hace la iglesia? La iglesia entonces, en armonía con lo que estamos viendo de Dios, aceptamos eso y en conjunto le damos a… esa posición en la iglesia.

                Por definición bíblica, todos por lo menos tenemos que tener al menos un don y Dios no miente. Dios ha dicho que todo el que sea bautizado y rebautizado, recibirá el Espíritu. Si recibes el Espíritu recibirás por lo menos un (1) don. La parábola de los talentos, es cierto. Nos dice que unos reciben cinco (5) talentos, otros reciben dos (2) o tres (3) talentos, pero también hay uno (1) que recibe un (1) talento. No hay en la parábola ninguno que no recibió nada. Todos reciben al menos un (1) don. De eso único don somos responsables ante Dios porque es algo que Dios te ha dado. “Mira te doy esto y quiero que tú con eso negocies entre tanto que yo vengo.” Puede ser que la responsabilidad de la iglesia no es del pastor, no es de anciano, es de TODOS porque Dios nos ha dado a todos algo. Una responsabilidad, un punto que debemos de hacer. La misma parábola me dice que si yo no cumplo mi responsabilidad, según la parábola, esa será la causa de mi perdición porque dice que el Señor le quito los dones y lo mando a echar afuera a las tinieblas, al llorar, al crujir de dientes. O sea, que tenemos una responsabilidad. Es un privilegio, pero también es una responsabilidad.
                La hermana White habla en Primeros Escritos de los que se auto envían o los que se envían a sí mismos. Dice que son una maldición para la causa y para la persona. Es claro, tenemos que tener cuidado de no pensar de nosotros mismos más de lo debemos pensar, sino conforme a lo que Dios realmente nos dio. Si yo pienso en algo que no soy y me hago eso que creo, y me meto en eso y no me ha llamado Dios, como dice la hermana White, es una maldición para la causa y para uno mismo. Estaremos atrayendo maldición. Pensemos y oremos porque no estamos solos. O sea, esta causa es nuestra, pero estamos bajo la potestad de Dios. El que está más interesado en todo esto es Dios. El que está al frente de todo esto es Dios. Entonces, preguntémosle: “Señor, ¿Qué quieres que yo haga? ¿Qué quieres tú que yo haga? ¿Quieres que yo sea diaconisa o quieres que sea médico misionera o quieres que sea obrera bíblica o quieres que sea profeta?” La Biblia dice: “procuremos los dones espirituales, sobre todo que profeticéis.” Entonces, Él lo dice porque mayor es el que profetiza. A veces nosotros nos hemos dejado engañar con ese pensamiento feminista…”si no puedo ser apóstol o pastora, me siento mal.”  Hermanas, más privilegio es ser profeta que ser un…perdónenme la expresión… que ser un pastorcito. Es mejor ser profeta, es mejor ser profeta. ¿De quién hablamos siempre? ¿Del pastor Waggoner o Nones o de la hermana White? De la hermana White. ¿De quienes la Biblia habla abundantemente?… de los profetas. Entonces, es mayor el que profetiza, que el que habla en lenguas, y que el que predica inclusive, es mayor. Entonces, Dios a todos nos ha dejado posibilidades y dones a donde Él quiere que trabajemos. NO nos sintamos mal porque no tengamos… no caigamos en el juego del diablo. Fíjense lo que justamente le dijo a la mujer. ¿Con que Dios os ha dicho que no podéis comer de todos los árboles que hay en el huerto? ¿Era verdad o era mentira? Era una verdad dicha en mentira… ¿Cómo es eso? Bueno, es verdad que Dios le dijo que de todo podía comer, pero de este no. Notemos como Dios se lo dijo; como es el hecho real… “De todo puedes comer,” o sea,… yo voy a colocar un numero por colocarlo, pero de seguro que es más… “de estos 100 árboles frutales puede comer, pero de este no.” O sea, “tienes cien (100) frutos para escoger, solo uno (1) no puedes”, pero, vino el diablo y dijo: “Ah, ¿con que no puedes comer de todo lo que hay en el huerto?” Vamos a ver, cien (100) contra uno (1)… ¿Qué es más y que es menos? Es más lo que podías comer que lo que no podías comer, ¿sí o no? El diablo se lo presentó en tono negativo para que ella se sintiera…. “Ah, si no como de ese, no soy feliz. Aunque tengo cien (100) árboles para comer, si no como de ese, no soy feliz.” Es lo mismo que hace el diablo hoy día con el feminismo y el tema. ¿Qué puede ser la mujer? Profetiza, diaconisa, obrera bíblica, médico misionera, y más. Hay muchas más. Muchas se sienten mal…” Ah, porque no puedo ser pastora o anciana, no estoy de acuerdo, me siento mal.”

               Mi hija pegunta, porque mi hija se llama Débora como la de la Biblia y ella fue jueza. Sí es verdad que hubo casos donde las mujeres hicieron algo, porque lo pueden hacer, pero justamente ese caso de Débora, hay una reprensión. ¿No? Antes de ser jueza, era profetiza, y Dios por medio de ella llamó a Barac. A Barac le dijo, tú organiza el ejército y ve a la batalla. Entonces, el plan de Dios era que Barac liberara al pueblo de Israel en la batalla y en la liberación. Entonces, el mismo dijo “no iré a la batalla si tú no vas conmigo.” O sea, le dijo el a la profetiza. Él quería que la profetiza estuviere con él en la batalla y ella lo reprende de parte de Dios y le dice “te concedo, voy a ir, pero por haber dicho eso, por haberme exigido que yo vaya a la batalla; (porque la mujer no iba a la batalla), Dios le dará la batalla a una mujer.” Ellos fueron a la batalla pero la muerte del rey no la hizo ninguno de los israelitas. El rey huyó, Sísara huyó y se alojó en casa de Jael, mujer de Heber. Le dio ella leche con miel… (leche con azúcar), lo durmió y cuando se quedó dormido, ella agarró una estaca, se la puso en la sien y lo mató dormido. O sea, la victoria la obtuvo Jael. En un sentido es como que si él se perdió esa bendición que Dios quería dársela a él por no “ponerse los pantalones bien puestos en ese momento,” y presencio de la presencia de la profeta en el campo de batalla, no era necesario que la tuviera la profeta. Si ya la profeta te dijo: “Mira, Dios te ha dicho ve que te va a dar la victoria…” ¿Qué es lo importante? La palabra, ¿no? O sea, si Dios te lo dijo, esté o no esté la profeta, será así. “No necesitas traer a la profeta aquí para que te de la victoria.” Bueno, ahí vemos también… Dios condescendió con la debilidad humana y permitió que fuera, pero también le dio una reprensión.  El nombre de mi hija es Débora Jael para que sea como Débora y Jael.


                Debemos de orar y pedirle al Señor que nos muestre cuales son nuestros dones. Segundo, lo más lógico, uno va a 1 Corintios 12, a Romanos 12, y a Efesios 4 donde están todos los dones y hacer  una lista de todos los dones que se mencionan en esos tres (3) capítulos y estudiar en qué consisten cada uno de esos dones. Ver en oración y en estudio de cada cual, entre todos esos dones que están allí, cuáles son los que siente que tiene afinidad, que tiene inclinación, que tiene vocación porque la vocación es un llamado. El apóstol Pablo decía lo mismo que decía Jeremías. Pablo dijo que él tenía una necesidad de predicar el evangelio. Él decía: “me es impuesta una necesidad y hay de mi si no predico el evangelio.” Jeremías dice que cuando él estaba amonestando al pueblo de Israel, tanto fue la oposición que él dijo: “¿saben qué? No profetizo más.” Él dijo: “trate de quedarme callado, trate de no decir nada,” y dice Jeremías que sintió un fuego por dentro que se consumía dentro de él si no hablaba. Ahí uno entiende ante la experiencia de Pablo como con la de Jeremías que el que tiene un don tiene un llamado interior del Espíritu que te dice. Bueno, la historia de Miller, ¿no? “Ve y dilo al mundo.” O sea, tu tiene algo allí en tu conciencia que te dice: “Haz esto.” Y, si no lo estamos haciendo, todavía es más fuerte. Ya eso es un indicio de hacia dónde te está guiando Dios. Algunos tienen algo adentro: “Mira, tu tiene que hablar de la reforma pro salud. Tú tienes que dedicarte a la predicación. Tú tienes que dedicarte a esto.” Eso, ya son indicios que nos van guiando a donde Dios quiere que estemos en Su iglesia; hacia lo que tenemos que hacer. Eso, junto al estudio de la Biblia y a los Testimonios, y la oración, nos va a ir mostrando cuales son nuestros dones. Si nosotros escuchamos esa voz, y le hacemos caso, entonces, se va a ir viendo más claro que es lo que Dios quiere que hagamos y cuáles son nuestros dones.
¡Amén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.